Disponible en Cine.Ar 

La Superball es un documental sobre muchas cosas. Por un lado es sobre la pasión del fútbol y sobre la gente que juega y trabaja en un un club de una división inferior de Córdoba, pero también es una historia sobre una imposibilidad Argentina, la de generar crecimiento y ganancias económicas.

Acostumbrados como estamos a las historias donde el “Tu puedes” del mercado triunfa de tal manera que unos pibes en un garaje llegan a ser una corporación, este documental es sobre cómo desde la Argentina ese proceso se hace imposible y antes de seguir con La superball digamos que el sueño americano de Sillicon Valley, suele omitir que la mayoría de esos nerds tenían padres millonarios.

Agustín Sinaldi y el grupo Vaca Bonsai se toman poco más de una hora para contar cómo un grupo de amigos de Belle Ville (Córdoba), lograron un triunfo que cambió la historia del fútbol. La pelota original era la cabeza de un enemigo -mentira, eso pasa en Apocalipto de Me Gibson o en alguna película de Clase Z-, el balón del fútbol era una cosa de cuero cocida, pesada y si alguien lograba un gol de cabeza seguramente terminaba internado con conmoción cerebral, hasta que alguien inventó algo distinto y los que lo hicieron eran de Bell Ville. Allí se inventó la pelota sin tientos y una válvula moderna para inflarla.

El documental es un estudio de la pasión por ese club y el desinterés del país por apoyar los emprendimientos privados. Para no perder el hilo y siguiendo con el “ejemplo” de los emprendedores de Silicon Valley, sin el apoyo estatal o los convenios con las corporaciones ya establecidas, no hubieran llegado a nada.

El documental no pierde el tono melancólico y algo bohemio que persiste en formar parte de un club de un lugar lejano a los centros del poder como la FIFA. Los creadores de esa innovación fueron Romano Polo, Juan Valbonesi y Antonio Tossolini y la pelota fue fue patentada en 1931 y empezó a usarse en el Mundial de 1934. Hizo carrera y se usó en otros deportes, pero los pioneros no ganaron plata a la altura de su invento y el Estado nunca se preocupó mucho por ellos, como no se preocupa en general por la mayoría de los argentinos, salvo en contados tramos de nuestra historia que han dejado mística, pero que invariablemente han sido destruidos por gobiernos dictatoriales o gobiernos más interesados en los negocios financieros que en producir.

Terminamos hablando de política y es lógico porque La Superball, con su momento de música murguera y su homenaje a las divisiones menores del fútbol, habla de política, de economía y muchas otras cosas.

LA SUPERBALL
La superball. Argentina, 2020.
Dirección: Agustín Sinibaldi. Producción: Mili Abate Cano. Guión: Gonzalo Caldera. Dirección de Fotografía: Danilo Galgano. Sonido directo: Gonzalo Caldera. Montaje: Alejandro Rath. Asistente de Dirección y Producción: Marco Dreyer. Música: Los Mutantes del Paraná. Post Producción de Sonido: Pablo Córdoba. Duración: 66 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here