Estreno en Amazon Prime Video

El motivo que permitió la maduración del guion y el ejercicio de esta película resulta un misterio. Los intrincados caminos de la ficción pueden conducir a los espectadores a mundos opacos, verosímiles e irrisorios todo al mismo tiempo. Un Crack tiene una historia poco compleja, anunciada como un drama policial la propuesta no logra madurar en ninguna característica o carácter que le permita ser catalogada como tal.

A su favor la sombra de la duda es una de las virtudes de una factoría tosca, que engancha muy poco en la trama y mucho menos en los personajes. Sancho es Diego Lamote, un jugador cuya carrera de fama y gloria termina abruptamente luego de una lesión. El regreso del triunfador está cargado de sombras, traumas y culpas que acompañan y motorizan al guion. El personaje del antiguo entrenador, trabajado por Andrés Vicente se roba la mejor interpretación de la película, construyendo una historia paralela mucho más interesante que la del propio protagonista.

La faz nocturna de la industria futbolística es sabida cosa de mafias y estafadores, donde la inocencia de niños jóvenes y familias humildes se ven inmersas en la fantasía folletinesca de un buen pasar de ostentación y lujos en países lejanos. La chatura de este verosímil no se condice con el cuerpo y la sangre que le pone el público futbolero a todo producto relacionado a su industria. Mucho menos a la pasión de un deporte, que por farandulero ha perdido terreno sobre lo legítimamente popular de su acervo.

UN CRACK
Un crack. Argentina, 2020.
Dirección y guion: Jorge Piwowarski. Intérpretes: Christian Sancho, Andrés Vicente, Gabriel Almirón, Daniel De Vita, Martin Gallo, Darío Levy, Juliana Muras. Música: Pablo Salas. Fotografía: Jorge Piwowarski. Duración: 83 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here