El Festival de Biarritz, uno de los más importantes de cine latinoamericano en Europa, se suma a la lista de certámenes que mantienen su celebración física este año y, con medidas de prevención del coronavirus, iniciará el lunes 28 de septiembre su vigésimo novena edición de manera presencial.

Un total de 30 películas participarán en las tres secciones competitivas del festival, que este año presentará el foco “Latinos in the USA”.

Del total, nueve largometrajes producidos o coproducidos por Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala, México, Perú, Uruguay y Venezuela competirán en la sección oficial del Festival “Biarritz Amérique Latine” (FBAL) por su denominación en francés.

Entre los films que participan en la sección oficial se destaca Ofrenda, del argentino Juan Mónaco Cagni y las mexicanas Se escuchan aullidos de Julio Hernández Cordón y Selva trágica de Yulene Olaizola.

El cine chileno también está muy presente y participa con la película La Verónica, dirigida por Leonardo Medel.

Y una coproducción chilena, Lina de Lima, dirigida por María Paz González y con coproducción de Perú y de Argentina inaugurará el festival.

Uruguay compite en la principal sección del certamen con Chico ventana también quisiera tener un submarino de Alex Piperno que cuenta además con coproducción de Argentina, Brasil, Holanda y Filipinas.

De Guatemala fue seleccionada Los Fantasmas, cinta dirigida por Sebastián Lojo con coproducción argentina.

Venezuela está en la competencia oficial con La Fortaleza de Jorge Thielen Armand, que tiene coproducción de Colombia, Francia y Holanda.

Y de Brasil el comité de selección de Biarritz incluyó en selección oficial Um Animal amarelo del director Felipe Bragança, película que se presenta en colaboración con Cinélatino, Rencontres de Toulouse.

El festival del suroeste de Francia tiene además competencia en cortometrajes y largometrajes documentales y desde recientemente unos Encuentros profesionales de Coproducción.

El jurado principal, el de largometrajes de ficción, estará compuesto este año por la programadora Nicole Brenez, la directora Patricia Mazuy y el actor Malik Zidi.

El festival cuenta además con otros tres: el del Sindicato francés de la crítica cinematográfica, el jurado de la competencia documental y el jurado de la competencia cortometraje.

Los tres miembros del jurado de largometrajes de ficción elegirán el principal galardón del certamen, el premio “Abrazo” a la mejor película, dotado con una ayuda a la distribución de 7000 euros, 8249 dólares.

El festival concede también en la sección oficial el Premio del jurado, dotado con una ayuda a la distribución de 3000 euros, y un Premio del público ficción que se elige mediante la votación de los espectadores, que en Biarritz rondó los 30.000 espectadores el año pasado.

“El objetivo del Festival es promover el conocimiento y la difusión del cine y las culturas de América Latina. Con este fin, el Festival Biarritz Amérique Latine distingue y da valor a obras cinematográficas a través de secciones competitivas y no competitivas”, explicaron los organizadores del festival que dura una semana y concluirá el próximo domingo 4 de octubre.

“Latinos in the USA”, focus 2020

La aportación a la cultura de los Estados Unidos de los 53 millones de latinoamericanos de su población será el tema central de la programación, el “focus”, y de la imagen de la edición de este año del festival.

Un cartel en el que se mezcla la iconografía de la virgen mexicana de Guadalupe con la Estatua de la Libertad de Nueva York, representa el trasfondo de la programación especial del certamen de este año bautizada “Latinos in the USA”.

“El Festival Biarritz América latina examinará este año el aporte de las diásporas latino-americanas a la cultura estadounidense a través de su programación pluridisciplinar” explicó la dirección del certamen.

“¿Cuáles son sus realidades hoy en día? ¿Qué huella cultural los latino-americanos han dejado en Estados-Unidos a lo largo de las generaciones, cómo han polinizado la cultura, cómo su propia cultura ha mutado para dar origen a nuevas formas de expresión extraordinariamente vivas?”, son las cuestiones que plantea el festival para analizar en su “focus”.

Pero además de lo estrictamente cinematográfico el festival vascofrancés es una celebración de la cultura latinoamericana en general y cuenta con una programación paralela de conferencias de escritores, que este año incluye un homenaje al escritor chileno recientemente fallecido Luis Sepúlveda, así como con un programa de conciertos musicales, que como todo el resto del evento se celebrará, pero con restricciones.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here