"Ya me voy" / "I’m Leaving Now", de Lindsey Cordero y Armando Croda abrió el foco Latinos in the USA.

Desde Biarritz

Con la proyección de Ya me voy, una película sobre las dificultades y dudas de un migrante ilegal mexicano en Nueva York para regresar a su país, hoy comenzó el ciclo “Latinos in the USA”, el foco de este año del Festival de Biarritz.

Un total de nueve películas se exhiben en el ciclo, que no incluye las denominadas “películas de frontera” sobre los periplos y las odiseas de los migrantes para cruzar la frontera norte de México hacia el “sueño americano”.

“Hemos querido evitar las imágenes que todo el mundo conoce, a través de la televisión. No hemos querido mostrar películas, había muchas, que se han hecho sobre este tema del paso de la frontera de la inmigración clandestina a Estados Unidos” explicó en la inauguración del ciclo el programador del certamen vasco-francés, Nicolas Azalbert.

“Nos interesó mostrar más un poco las realidades, la vida cotidiana, cómo se integran, cómo viven los latinoamericanos en los Estados Unidos” añadió Azalbert, quien debutó este año en el cargo.

El ciclo, que hoy inauguró la película dirigida por los directores mexicanos Lindsey Cordero y Armando Croda, fue organizado coincidiendo con la celebración el próximo 3 de noviembre de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos y por la política migratoria de expulsiones de su actual presidente, Donald Trump, precisó Azalbert.

De las nueve películas que se exhibirán hasta el final del festival el próximo fin de semana, cinco de ellas son producciones de Estados Unidos o cuentan con coproducción estadounidense, dos son de México, dos de Chile y dos son argentinas.

La selección está compuesta por: El Viaje de Monalisa de Nicole Costa (Chile), Hermia y Helenade Matias Piñeiro (Argentina), I’m leaving now (Ya me voy) de Lindsey Cordero y Armando Croda (Estados Unidos, México), Memorias del desarrollo, de Miguel Coyula (Estados Unidos, Cuba), Nadie nos mira, de Julia Solomonoff (Argentina), Rastreador de estatuas, de Jerónimo Rodríguez (Chile, Estados Unidos), The Infiltrators de Cristina Ibarra y Alex Rivera (Estados Unidos) y We like it like that, de Mathew Ramírez Warren (Estados Unidos).

La película mexicana Los Lobos de Samuel Kishi Leopo, sobre una familia de una madre y sus dos hijos pequeños que se instalan en Estados Unidos, clausurará el ciclo.

Con el foco el festival busca con el ciclo analizar la aportación a la cultura de los Estados Unidos de los 53 millones de latinoamericanos de su población.

“El Festival Biarritz América latina examina este año el aporte de las diásporas latinoamericanas a la cultura estadounidense a través de su programación pluridisciplinar”, explicó la dirección del certamen.

El ciclo busca responder a preguntas como “¿Cuáles son sus realidades hoy en día? ¿Qué huella cultural los latino-americanos han dejado en Estados-Unidos a lo largo de las generaciones, cómo han polinizado la cultura, cómo su propia cultura ha mutado para dar origen a nuevas formas de expresión extraordinariamente vivas?”.

“Me parece increíble esta visión de hecho no me la creía no pensaba que fuera exclusivamente latinoamericano el festival. Creía que solo era el focus o que serían películas europeas o americanas. El enfoque me parece espectacular. Creo que es de mucho beneficio, también para entender lo que sucede aquí” comentó el director mexicano Armando Croda, cuya película “Ya me voy”, la primera en proyectarse en el festival del puerto vasco-francés.

La cuestión marca también la imagen de la edición de este año del certamen del suroeste de Francia, que fue inaugurado anoche, y se percibe en su cartel, que muestra a una imagen de la Virgen de Guadalupe mexicana pero portando la corona de la Estatua de la Libertad de Nueva York.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here