Mierda Saigón, todavía estoy en Saigón” decía el capitán Benjamin L. Willard (Martin Sheen) en el comienzo de Apocalypse Now, la extraordinaria y bien pasada de rosca película de Francis Ford Coppola basada en “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad.

Lo cierto es que Willard no sabe que ese despertar después de una noche de reviente en la capital de Vietnam es solo el comienzo de un viaje alucinado por el río Mekong, para llegar a una zona de nadie donde el soberano es el general Kurtz (Marlon Brando), que hace rato dejó de ser general, que hace rato dejó de ser Kurtz, que hace rato que dejó todo. La misión entonces es asesinar Kurtz, que apila cabezas de supuestos enemigos mientras se acerca al grado cero de existencia tribal.

La mejor película de Coppola -y lo sostenemos a pesar de que también es responsable de la formidable trilogía de El Padrino – se estrenó en 1979 pero en 2001 se despachó con Apocalypse Now: Redux, sumando 49 minutos que habían sido desechados de la versión original.

Así que la versión ampliada tiene sobre todo una visita a una plantación francesa abandonada y decadente, en donde se hace evidente el paralelo entre el viejo imperialismo francés y el estadounidense. Y claro, conserva el surf entre los obuses de mortero, el olor del napalm en las mañanas, “El horror, el horror” de un Brando de otro planeta y por supuesto, La Cabalgata de las valquirias, para siempre la mejor banda de sonido cuando se ataca una aldea con helicópteros artillados.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here