El director Fernando “Pino” Solanas falleció hoy a los 84 años en una clínica de Paris, en donde estaba internado por coronavirus. La noticia fue confirmada por Cancillería a través de un comunicado, “Enorme dolor por Pino Solanas. Murió en cumplimiento de sus funciones como embajador de Argentina ante la Unesco. Será recordado por su arte, por su compromiso político y por su ética puesta siempre al servicio de un país mejor”.

Sin duda Pino Solanas fue uno de los grandes realizadores argentinos y desde siempre, su nombre y su obra están ligados al cine político y a una corriente de pensamiento enrolada en el compromiso con las luchas populares desde el arte.

Luego de su primer cortometraje en 1962, Seguir andando, seis años después produce y codirige junto a Octavio Getino su primer largometraje en forma clandestina, la trilogía documental La hora de los hornos. También junto a Getino creó el grupo Cine Liberación, un movimiento cinematográfico con fuerte arraigo en la tradición de la izquierda peronista, que fue fundamental para la expansión del cine político argentino en el exterior.

Gerardo Vallejo, Pino Solanas, Juan Domingo Perón y Octavio Getino en Madrid.

Juan Domingo Perón convocó al Grupo Cine Liberación durante su exilio en Madrid para filmar La Revolución Justicialista y Actualización doctrinaria para la toma del poder, dos documentos históricos sobre sus ideas y sus experiencias en la política nacional.

En 1975 dirigió su primer largo de ficción, Los hijos de Fierro, estrenado en 1975, pero su trabajo se vio momentáneamente interrumpido cuando debió exiliarse en Europa a raíz de las amenazas de la Triple A y los intentos de secuestro por parte de la dictadura.

En 1985 estrenó El exilio de Gardel en coproducción con Francia, que ganó el Gran Premio Speciale del Jurado del Festival de Venecia y el Primer Premio del Festival de La Habana.

El Polaco Goyeneche en Sur.

En 1988, el Festival de Cannes lo reconoció como Mejor Director por su labor en Sur, película que obtuvo gran repercusión en festivales internacionales.

En los noventa se sumergió de lleno en la actividad política y en 1993 fue electo diputado por el Frente Grande, y en 1994 como convencional constituyente para la reforma de la Carta Magna.

En 2004 presentó su documental Memorias del saqueo, obra ineludible que recorre las causas y consecuencias de la renuncia de Fernando De la Rua tras la crisis del 2001, y en septiembre de 2005 estrenó La dignidad de los nadies, por la que es premiado en Venecia, Montreal, Valladolid y La Habana.

En 2005 fue distinguido con el Gran Premio a la Trayectoria que otorga el Fondo Nacional de las Artes.

Fundó Proyecto Sur, por el que fue candidato a presidente en 2007, y resultó electo senador en 2013.

Justamente como senador por la Ciudad de Buenos Aires, en 2018 dio un inolvidable discurso a favor de la despenalización del aborto, “Ahora, ¿quiénes se oponen a esto? ¿Quiénes se oponen? Los sectores más reaccionarios y ultraconservadores. Los de siempre. Porque en todas las luchas por la ampliación de derechos de las mujeres y por los derechos humanos y sociales, fueron las mismas fuerzas que se opusieron. Fueron las mismas fuerzas las que se opusieron al matrimonio igualitario, al divorcio y a muchísimos otros derechos que se conquistaron”.

Fue diputado en 2019 tras incorporarse al Frente de Todos, pero renunció a su banca para asumir el cargo de Embajador Argentino ante la Unesco.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here