Elisa Carricajo en "Un crimen común", de Francisco Márquez.

El cine argentino tendrá una importante participación en la competencia oficial de la 46ª edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, España, que se realizará entre el 13 al 20 de noviembre en un formato online, con Un crimen común de Francisco Márquez, La muerte no existe y el amor tampoco de Fernando Salem, Planta permanente de Ezequiel Radusky, La fiesta silenciosa de Diego Fried, además de la coproducción argentina con Chile y España Matar a Pinochet de Juan Ignacio Sabatini, y junto a Guatemala, Los fantasmas de Sebastián Lojo.

Osmar Núñez y Antonella Saldicco en “La muerte no existe y el amor tampoco”,
de Fernando Salem.

A estos títulos que competirán por el Colón de Oro se les suman 2020 de Hernán Zin (España), Cosas que no hacemos de Bruno Santamaría Razo (México), La nave del olvido de Nicol Ruiz Benavides (Chile), Corral de Marcelo Brennand (Brasil), Lavaperros de Carlos Moreno (Colombia), y Contactado de Marité Ugás (Perú, Brasil, Venezuela, Noruega).

Un crimen común, primera película de ficción en solitario del director Francisco Márquez (Después de Sarmiento y La larga noche de Francisco Sanctis), es un drama que narra las consecuencias de un asesinato, del que es testigo una mujer que duda en denunciarlo. En tanto La muerte no existe y el amor tampoco es el segundo largometraje de ficción de Fernando Salem después de Cómo funcionan todas las cosas.

Liliana Juárez y Rosario Bléfari en “Planta permanente”, de Ezequiel Radusky.

Además, en la competencia oficial aspiran al premio mayor Planta permanente, centrada en dos trabajadoras de limpieza (Liliana Juárez y Rosario Bléfari) que encaran un pequeño emprendimiento que se ve en peligro por la llegada de una nueva jefa, y el thriller La fiesta silenciosa, sobre una experiencia violenta de una joven que está a punto de casarse.

La coproducción Matar a Pinochet se trata del primer largometraje de ficción de Juan Ignacio Sabatini, que narra el episodio histórico del intento de asesinato del dictador Augusto Pinochet en 1986 por parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

Jazmín Stuart en “La fiesta silenciosa”, de Diego Fried.

La participación argentina se completa con Los fantasmas, ópera prima de Sebastián Lojo, que refleja la asfixia de vivir en la capital guatemalteca y la permanente crisis en la que está sumido el país.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here