El actor canadiense Michael J. Fox, estrella de cine en la década de los 80 principalmente como protagonista de la saga Volver al futuro dirigida por Robert Zemeckis, anunció su retiro definitivo de la actuación al sufrir un severo deterioro en su salud como consecuencia de la enfermedad de Parkinson, que sufre desde hace 30 años.

Entrevistado por la revista estadounidense People, el actor dijo, “Hay un tiempo para todo, y mi tiempo de trabajar 12 horas al día y memorizar siete páginas de guion han quedado en el pasado. Al menos por ahora entro en un segundo retiro. Esto podría cambiar, porque todo cambia, pero si esto es el final de mi carrera, que así sea”.

Fox tuvo un primer gran éxito en la serie televisiva “Lazos familiares” entre 1982 y 1989, y luego del éxito de Volver al futuro, también fue notable su protagónico en Spin City entre 1996 y 2000, además de sus recordadas participaciones en las series “Boston Legal”, “The Good Wife” y “Scrubs”.

Recientemente Michael J. Fox, quien comparte la vida con su pareja Tracy Pollan y sus cuatro hijos, contó como esta enfermedad afectó su carrera. El actor habló con The New York Times sobre su nuevo libro de memorias, “No Time Like the Future” (No hay momento como el futuro), en el que cuenta acerca de sus problemas con esta afección.

Otro medio, Los Angeles Times, reveló hace poco que el actor sufre también síntomas de demencia. Según el diario californiano, Fox tiene pérdidas de memoria y alucinaciones. Llegó a confundir a sus hijas gemelas y puede pasar horas buscando las llaves del coche pese a que ya no conduce.

Además, hace dos años se le extirpó un tumor benigno en la columna vertebral. Tampoco puede desarrollar sus dos grandes aficiones, el dibujo y la guitarra, por lo que en los últimos tiempos se ha dedicado a la escritura.

Compartir