"Sugar Hill", de Paul Maslansky.

En una entrega anterior anticipamos que llegaría el turno de que nos ocupemos de otros zombies. Porque los muertos vivos de Romero y sus herederos no son los únicos ni los primeros, ese privilegio le corresponde a los muertos revividos por ritos vudú, un producto del folklore afrocaribeño con ubicación más precisa en Haití. Menos populares hoy que sus parientes más modernos, el cine se ocupó de ellos desde temprano y dio un puñado de films que merecen verse.

White Zombie, de Victor Halperin (1932). Con Bela Lugosi, Madge Bellamy, Robert Frazer, Brandon Hurst, John Harron, Joseph Cawthorne.
La primera película en tocar el tema tiene varios de los elementos que se hicieron reconocibles en el género. Ambientada en Haití, en una plantación donde los trabajadores trabajan a destajo ya que fueron convertidos en zombies para explotarlos sin descanso ni derechos, lo cual convierte el emprendimiento en el sueño húmedo de un capitalista. Producida dos años después de Drácula, está protagonizada también por Bela Lugosi, que en ese entonces era, junto a Karloff, la principal estrella de terror en Hollywood. Lugosi está inolvidable como el sádico y amoral maestro vudú “Murder” Legendre en una interpretación hipnótica y desquiciada.
Se puede ver subtitulada aquí

Yo caminé con un zombie / I Walked with a Zombie, de Jacques Tourneur (1943). Con James Ellison, Frances Dee, Tom Conway, Edith Barrett, Christine Gordon.
Obra maestra del terror más sutil y sugerente, se trata de uno de los films más recordados del tándem Val Lewton-Jacques Tourneur. Llevando parte de la premisa de Jane Eyre a una plantación caribeña, donde la loca del altillo pasa a tener un origen más oscuro, el relato mezcla con elegancia romanticismo, melodrama y terror. Como en los films del dueto Lawton-Tourneur el terror está presente más por lo que se sugiere que lo que se muestra y tiene en las secuencias de ritos vudú y las caminatas nocturnas en los cañaverales momentos clásicos de atmósfera y misterio.
Se puede ver subtitulada aquí

Sugar Hill (The Zombies of Sugar Hill) (Voodoo Girl), de Paul Maslansky (1974). Con Marki Bey, Robert Quarry, Don Pedro Colley, Betty Anne Rees, Richard Lawson.
Después del éxito de Blacula o de intentos no tan logrados como Blackenstein, era lógico que se rescate para el Blacksploitation una mitología claramente nacida de la cultura afro. Y Sugar Hill tiene lo que tiene que tener: frondosos peinados afro, ropa colorida, crimen organizado, blancos racistas y zapatos con plataforma, pero además se trata de una historia de venganza de la joven protagonista contra los mafiosos blancos que asesinaron a su novio, solo que esta no se lleva a cabo a los tiros sino por medio de la magia de una sacerdotisa vudú que convoca al señor de los muertos, el célebre Barón Samedi, y a unos cuantos zombies con ojos de pelota de ping pong que son una delicia culpable. Las muertes no solo son imaginativas sino que se sirven de los estereotipos blancos acerca de los negros para volvérselos justicieramente en contra.
Se puede ver (doblada al español ibérico) aquí

La serpiente y el arcoiris / The Serpent and the Rainbow, de Wes Craven (1988). Con Bill Pullman, Cathy Tyson, Zakes Mokae, Paul Winfield, Badja Djola, Brent Jennings.
Un film no suficientemente reconocido a pesar de estar entre lo mejor de la filmografía de un maestro del terror como Wes Craven. Un antropólogo es enviado a Haití a investigar las propiedades de la sustancia conocida como polvo zombie y allí va a encontrarse no solo con la cultura vudú sino con la dictadura brutal que rige el país, con lo cual los horrores sobrenaturales se conjugan con los horrores políticos. Craven hace un gran manejo de ese entorno social, explora más seriamente la mitología local y ofrece impresionantes secuencias visuales. Entre las logradas escenas se cuenta especialmente un entierro contando desde adentro y presenta un villano temible en un brujo vudú que además es un militar torturador.
Disponible en Claro Video.

Zombi Child, de Bertrand Bonello (2019). Con Louise Labeque, Wislanda Louimat, Adile David, Ninon Francois, Mathilde Riu.
Bertrand Bonello, uno de los directores más interesantes del nuevo cine francés, hace una aproximación bella y original al mito del zombie haitiano e introduce de manera sutil pero clara el tema del colonialismo de su país de origen. Narrado en dos tiempos en paralelo, uno a principios de los 60 en Haití contando el caso de un hombre sometido al procedimiento para volverlo un zombie y otro en la actualidad en una escuela parisina para jovencitas donde una chica haitiana recién llegada revela a sus nuevas amigas francesas cierto secreto familiar. Ambas líneas ofrecen momentos intensos, climas siniestros y sugerentes, entre ellos la alucinada visión del trabajo esclavo de los zombies en las plantaciones y por otro lado la airada aparición del Barón Samedi para poner las cosas en su lugar ante algunas muestras de apropiación cultural.
Disponible en Apple TV y Google Play.

Compartir

7 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here