Disponible en Netflix.

María Vázquez (Marie para Twitter) fue una arquitecta que a los 42 años y en ocasión de un estudio médico, se enteró de que tenía cáncer de ovarios en estado bastante avanzado y que era necesaria una intervención quirúrgica. La operación básicamente consistió en “vaciarla” como lo describió la paciente en su cuenta de la red del pajarito. Marie contó hasta el último detalle el proceso que siguió al tratamiento que la dejó débil, sin pelo y sin esperanza de vida. La cuenta se volvió un verdadero hit y Marie devino en twitstar. En el camino hacia el final, Marie compró un cuaderno de esos artesanales y escribió una serie de pensamientos, consejos y frases para que al hijo le quedara un recuerdo de ella. La historia se volvió conocida por afuera de twitter porque salió en un diario y Marie, con su humor negro y su lucidez, apareció en entrevistas televisivas por teléfono. Después de varios meses de contar su proceso, un día Marie dejó de escribir y su cuenta empezó a dar noticias de su estado, pero ya manejada por el marido de la arquitecta. Marie murió en 2014 y un año después los textos se convirtieron en el “El cuaderno de Nippur”, un libro que fue best seller. De ahí a la película había un paso.

Con el apoyo de una producción de alta calidad, Carlos Sorín se puso detrás de las cámaras para contar esa historia. Sin dudas Sorín es un gran director, que suele encarar proyectos muy personales protagonizados por elencos que combinan actores profesionales con gente sin experiencia en la actuación. Pero esta vez el proyecto es bien diferente y puso a prueba la versatilidad del realizador para contar con sensibilidad y valentía una historia que es una invitación al golpe bajo y al lugar común. La primera gran elección de la película es la de Valeria Bertuccelli para el papel de Marie, una actriz que ya demostró que puede alcanzar distintos registros y que para esta ocasión, bajó mucho de peso y se rapó pero lo que es más importante, encontró la manera de encarar a esa condenada a muerte que interpreta y transmitir la aceptación de la situación y a la vez mostrar la debilidad, el enojo y la ternura de su personaje. Esteban Lamothe asume el rol del marido que acompañó todo esa etapa final, Mauricio Dayub es el médico y un grupo de actrices de probada capacidad encarna a las amigas que apoyaron a la familia (Ana Katz, Ana Pauls, Carla Quevedo, Romina Ricci y Catarina Spinetta), un grupo que funciona muy bien en la película y al que se suman Diego Reinhold y Diego Gentile. Pero la gran sorpresa es Malena Pichot, que asume el rol de la mejor amiga de la protagonista y lo hace muy bien, demostrando que les comediantes suelen entregar buenas actuaciones cuando se les pide otra clase de registro. También es interesante lo que logra Sorín con su nieto Julián, que asume el papel de Tomy.

El principal mérito de la película es tomar el tema de la eutanasia, sedación definitiva o como la quieran llamar, que es algo que existe en la vida real y que todos sabemos que se practica más allá de los protocolos para una muerte digna. La película muestra las complicaciones que aparecen en un momento límite como el de ver a una ser querido sufriendo y alguien debe asumir el papel de negociar o arreglar la manera de evitar que el enfermo sufra más allá de lo razonable con las autoridades burocráticas de los hospitales y las objeciones de conciencia de los profesionales .

Lo peor son las frases de autoayuda y cierto tono de película de la semana al estilo de las que producía en los 90 el canal Hallmark, pero tampoco es tan molesto y Sorín encontró la forma que esos textos y máximas del libro original se integren de manera bastante orgánica al relato.

Los cuadernos de Tommy está ya en Netflix y ahora solo queda que los que estén dispuestos a meterse en esta historia lo hagan y preparen los pañuelos.

EL CUADERNO DE TOMY
El cuaderno de Tomy. Argentina, 2020.
Guion y dirección: Carlos Sorín. Intérpretes: Valeria Bertuccelli, Esteban Lamothe, Mauricio Dayub, Malena Pichot, Julián Sorín, Diego Reinhold, Catarina Spinetta, Carla Quevedo, Anita Pauls, Mónica Antonópulos, Paola Barrientos, Ana Katz, Romina Richi, Diego Gentile, Beatriz Spelzini. Fotografía: Julian Apezteguia. Música: Sergei Grosny. Edición: Pablo Barbieri y Mojamed Rajid. Sonido: Leandro De Loredo y Bechen De Loredo. Dirección de arte: Marcela Bazzano. Producción: Agustin Bossi, Pol Bossi, Juan Pablo Buscarini y Pablo E. Bossi (Pampa Films). Duración: 84 minutos.

Compartir