Las películas mencionadas en el texto están disponibles en las fechas indicadas en la página del Festival de Mar del Plata.

El 6 de julio de este año la noticia de la muerte temprana de Rosario Bléfari impactó en la escena cultural. Frente a este cierre intempestivo, esta edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata ha decidido homenajear a esta ecléctica artista marplatense por sus aportes a las producciones cinematográficas de las últimas décadas. Pese a que Bléfari no es reconocida en primera instancia como actriz, sus aportes al cine, a la literatura, al teatro, y por supuesto a la escena independiente del rock, la han posicionado como una artista capaz de atravesar diversos formatos. De ahí, que se ganara entre sus seguidores el epíteto de “artista total”.

En “Silvia Prieto”, de Martín Martín Rejtman

Hace unos treinta años, Bléfari comenzó su carrera musical liderando la mítica banda de rock Suarez, llegando a editar unos cuatro álbumes. Pero para el 2002 aproximadamente, Bléfari comenzó una carrera como solista que continuó hasta la producción de “Sector Apagado” que finalizó este mismo año en curso. La producción de ese trabajo puede verse en el mediometraje documental que se exhibe en esta edición: El arte musical (disponible desde el 27 al 29 de noviembre en la página del festival), dirigido por Nahuel Ugazio. Allí se participa en la intimidad del proceso de trabajo, las charlas del equipo, las pruebas con los músicos y amigos. Enteramente filmada con un celular, Ugazio termina de dar formato a este registro de un registro sonoro, que por otro lado también es el registro del espacio íntimo y los vínculos.

En “Los dueños”, de Ezequiel Radusky y Agustín Toscano.

Nobleza obliga a trazar las primeras líneas de este homenaje por su carrera musical. Pero lo cierto es que no es el motivo por el cual ella se hace presente en un festival de cine. Como actriz ha participado en diversas películas desde la década del 80, con directores como Raúl de la Torre (Color escondido, Pobre mariposa), María Luisa Bemberg (Yo, la peor de todas) o Gustavo Mosquera (Lo que vendrá). A estas apariciones no tan protagónicas se fueron sumando sus participaciones en las películas de Martín Rejtman, desde su cortometraje Doli vuelve a casay sus largos Rapado y Silvia Prieto (disponible desde el 27 de noviembre en la página del festival)así como 1000 Boomerangs de la mano de Mariano Galperín. También trabajó con Albertina Carri en Urgente y con Rodrigo Moreno en La señal y Un mundo misterioso. Más recientemente la hemos podido ver en Los dueños (disponible desde el 21 al 29 de noviembre en la página del festival) y Planta permanente, ambas de Ezequiel Radusky.

En “El arte musical”, de Nahuel Ugazio.

Lo cierto es que en las circunstancias particulares de esta edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata sería muy difícil ofrecer una carta amplia de sus participaciones cinematográficas. Solo tres títulos se ofrecen al público. El documental con material inédito de El arte musical, Los dueños –excelente e inolvidable participación de Bléfari encarnando a Pía- y el sello indiscutible de Silvia Prieto. La realidad es que El arte musical es más un proyecto con buenas intenciones que un buen producto cinematográfico de calidad, aunque tampoco era la intención al momento de grabar esas imágenes. Por su lado, Los dueños es una gran película, pero ya estaba disponible en la plataforma de Cinear.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here