Disponible en la página del Festival de Mar del Plata desde el 24 hasta el 26 de noviembre.

Escher fue un artista plástico que se especializó en plasmar en sus dibujos espacios paradójicos. Exponerse a sus dibujos es una aventura para el cerebro y su percepción de las paradojas visuales. Por qué aparece ese nombre en el título de la nueva película del provocador director japonés es algo que el espectador deberá averiguar de una película que aunque parece bastante más ligera en la obra de Sion Sono, que suele proporcionar dosis abundantes de sangre y otras perturbaciones en sus películas. 

Una joven director que carga ya con una carrera de diez años, Kobayashi (Tatsuhiro Yamaoka)  se encuentra en la encrucijada de tener que filmar por un encargo y ante ese desafío decide convocar actrices sin experiencia, que deben enviar una carta a través del correo tradicional para participar de la elección del casting. Las dos horas y media de película se dedican a mostrar la jornada de audición, la previa de muchas de las participantes y los problemas del director hasta llegar a la filmación de la película. 

El cine dentro del cine es un género por derecho propio y Sion Sono lo aprovecha para tratar temas que hacen a la producción de películas y hablar de distintos temas, que van desde los intereses espurios de quienes aportan el capital hasta los caprichos de las estrellas y lo que pasa dentro de la cabeza del director. La película es de una gran tensión y sobre el final hay toda una explosión de situaciones que imponen que el espectador se sienta motivado a pensar distintas preguntas. La película destruye la famosa cuarta pared y se anima a proponer que los extras abandonen su lugar secundario para tomar el lugar protagónico de sus vidas. Si el homenajeado de esta edición del festival es Fernando “Pino” Solanas, esta película retoma aquella idea de Frantz Fanon de que todo espectador es un traidor. Finalmente tenía razón Pancho Ibañez cuando decía que todo tiene que ver con todo.

RED POST ON ESCHER STREET
De Sion Sono (Japón 2020. 149 minutos)

Compartir