Disponible en la página del Festival de Mar del Plata desde el 24 hasta el 26 de noviembre.

Brillante propuesta de colectivo Antes Muerto Cine, celebrable de principio a fin por su inteligencia, diligencia y belleza. Una película que sin duda se llevara el amor del público.

La base documental y experimental prima dando espacio a múltiples formatos y dispositivos en dialogo continuo, ninguna extrañeza resulta del visionado, se destaca la maestría en el montaje realizado por Sebastián Zanzottera, así como también el pulcro y significativo trabajo de sonido y postproducción realizado por todo el equipo.

La lectura abductiva de Tatiana Mazú González nace de una intuición, de diálogos que pretenden reconstruir y resignificar espacios y eventos del pasado. El territorio registrado es el pueblo, encabalgado en el yacimiento carbonífero más grande del país. Paisaje de la Patagonia Rebelde, este relato re-escribe un capítulo más de las luchas del pueblo trabajador más austral.

El mapa y el territorio son lentamente macerados por las “políticas de la ciencia ficción”, la mina, y lo que la rodea, constituyen un paisaje plagado de estructuras, antenas y dispositivos errantes que irrumpen los canales con mensajes. Voces que plagan el espacio en frecuencias y manifiestan su, hasta entonces, invisibilizada presencia. Se teje, con incisiva diligencia, una entelequia femenina que batalla contra la mítica presencia de la mina.

La caracterización de la mina, por las mujeres del pueblo, comprende la relación de amo y esclavo que establecen sus queridos con el vientre de la tierra. Una tarea que entrega generaciones de huesos y carne a la titánica empresa de socavar la montaña. Entendiendo con gran lucidez los mecanismos de re-significación, el nombre de Río Turbio es dinamitado a fuerza de voces, esta cinta reconstruye su significado señalando la presencia y las luchas de las Mujeres del Carbón.

RÍO TURBIO
De Tatiana Mazú González (Argentina 2020. 81 minutos)

Compartir