Nicolás Prividera adoptó desde M y luego en Tierra de la memoria, el formato ensayo para confrontar y a la vez reflexionar en su conjunto sobre lo personal y lo colectivo. En Adiós a la memoria, que forma parte de la Competencia Internacional de la 35ta. edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, recorre ese tópico a través de imágenes y recuerdos de su padre con Alzheimer, en donde el realizador dice que su objetivo “es poder reflexionar sobre la memoria personal, la memoria histórica y sobre el cine mismo”.

Publicado originalmente por el autor en Télam.
Compartir