Disponible en Netflix.

El Universo Netflix se engalana multicolor para celebrar el festival de la diversidad. Una vez más la temática de inclusión y diversidad, cabalgando las siglas LGBTQ, construyen un relato plagado de lugares comunes y los estereotipos más naifs que el cine musical sabe muy bien entregar.

Si buscamos Ryan Murphy tendremos un pantallazo general de lo que veremos, el productor televisivo no es más ni menos que el responsable de “Glee” y “American Horror Story“, ambas propuestas disimiles pero que saben compartir un fandom consolidado. Como si de recetas se tratara, a dicho director se le suma un cast con estrellas de renombre (Meryl Streep, Nicole Kidman), algunas estrellas ya consolidas en el stand-up y la comedia (James Corden, Andrew Rannells) y un guion que resulta la trasposición de una novela y posterior exitosísima obra de Broadway. Allanado el camino del producto solo hace falta cambiar de dispositivo y ¡Voilà!

Hay algunos aspectos destacables, sobre el inicio los personajes dialogan con cínica lucidez sobre lo que se consolidará como la finalidad de la historia. A suerte de prologo se nos anticipa que las estrellas se saben productos, y como tal, la necesidad de mutar para seguir captando la audiencia los lleva a construir planes oportunistas. ¿Qué mejor que buscar una triste historia de exclusión, en la Norteamérica profunda, para llevar la antorcha del progresismo liberal citadino?

Donde todo es ritmo, color y fantasía no hay tiempo para racionalidad, la consigna “inclusiva” se predica a los pueblerinos propiciando escenas de conversión y redención. El mundo también es un shopping y algunas idiosincrasias están “fuera de temporada”. A no desanimarse que la cinta funciona, aunque siendo extensa y un verdadero suplicio para quien no “conecta” con el musical. Imposible no mencionar el tributo a la diva que encaran Meryl Streep con su personaje (Dee Dee Allen) exultante de sex appeal con esa pizca tan necesaria y oscura de Norma Desmond. Con poca participación, pero la necesaria para reafirmar su brillo intacto Nicole Kidman interpreta a una corista tan entrañable como divertida (Angie Dickinson), su escena musical destaca por la simpleza y potencia lo que la convierte en una de los momentos mejor logrados de la cinta.

EL BAILE
The Prom. Estados Unidos, 2020.
Dirección: Ryan Murphy. Intérpretes: Meryl Streep, James Corden, Jo Ellen Pellman, Nicole Kidman, Keegan-Michael Key, Andrew Rannells, Ariana Debose, Kerry Washington, Tracey Ullman, Kevin Chamberlin y Mary Kay Place. Guion: Bob Martin y Chad Beguelin. Fotografía: Matthew Libatique. Edición: Peggy Tachdjian y Danielle Wang. Música: Matthew Sklar, Chad Beguelin y David Klotz. Duración: 131 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here