Estreno hoy a las 22 en la señal de cable TNT.

En el comienzo de Capital humano el director Marc Meyers logra establecer un clima de incomodidad que hace que el espectador realmente se meta de lleno en una historia, que en pocos minutos, plantea una intriga policial, un relato de la tensión social y de clase entre los protagonistas más un muestrario de hipocresías, traiciones y otras cuestiones horribles, típicas de cualquier grupo familiar de la clase social que sea pero en este caso lo que se muestra es a la clase más alta.

Un maitre de un salón de fiestas de una institución muy señorial en la que se está llevando a cabo una entrega de un codiciado galardón para los alumnos de un colegio de alta gama, dice que tiene que llegar rápido a la casa y se va en bicicleta. Minutos después una enorme camioneta que apenas se nos muestra golpea al ciclista y acelera dejándolo al accidentado al costado de la ruta.

Lo que sigue es la relación entre dos familias vinculadas por el noviazgo de sus hijos. Drew (Leiv Shraiber) lleva a su hija adolescente Shanon a la casa de los padres del novio. Drew es una agente inmobiliario con problemas financieros y rápidamente se advierte que las diferencias entre las dos familias vinculadas por los adolescentes son importantes. En la primera parte de la historia se lucen Shraiber con su papel de padre de clase media alta que pasa por un tembladeral económico por un lado mientras que Peter Saasgard y Marisa Tomei dan vida a los Quint. Los Quint son millonarios, él maneja grupos de inversión, ella busca como ocupar su vida con, por poner un ejemplo, una fundación con la que piensa comprar un teatro abandonado de la zona para desarrollar un centro cultural. Todo el planteo de las relaciones entre estos personajes más la trama policial hacen que el primer tramo de la película sea interesante y se sostenga sobre todo por el convencimiento que transmiten los tres protagonistas y sobre todo el enfrentamiento entre Saasgard, un villano completo y encantador y Shraiber que transmite el agobio de ese agente inmobiliario que está a punto de perder la casa y ha perdido mucha plata.

Pero mientras se va desarrollando la compleja trama social, el enigma policial va quedando de lado y cuando avanza la película tratando de contar lo que pasó esa noche -valiéndose de saltos temporales que no ayudan mucho y profundidizando en la historia de los adolescentes que protagonizaron el incidente automovilístico que terminó con la vida del maitre- la película pierde el ímpetu del comienzo y se vuelve confusa.

Pese a Marisa Tomei, eficiente como siempre, y el despliegue de Saasgard y Shraiber,la película termina diluyéndose por ese relato fragmentado y un acento en el melodrama que hace que lo policial se pierda hasta que en el tercer acto se defina todo.

CAPITAL HUMANO
Human Capital. Estados Unidos, 2019.
Dirección: Marc Meyers. Guion: Oren Moverman. Intérpretes: Liev Schreiber, Marisa Tomei, Peter Sarsgaard, Maya Hawke, Fred Hechinger, Betty Gabriel, Alex Wolff. Duración: 95 minutos.

Compartir