Disponible en Disney+.

Sobre el final de 2020 llegó la gran apuesta de Disney/Pixar, una nueva película que abre una etapa en que la empresa prometió que no tendría nada que ver con lo que ya había hecho. Ninguna franquicia repetida y nada de segundas o terceras partes de su éxitos. Con Pete Docter como creativo principal Soul llegó a la plataforma de Disney y desató la controversia. La recepción de la película divide las aguas entre lo que la ven como un producto inspirador que da en el centro de la necesidad de la población mundial después de un año de encierro y de pérdidas tremendas tanto desde lo económico como desde lo personal y los que la aborrecen.

Joe Gardner (Jamie Foxx) es un profesor de música que se gana la vida dando clases, pero que secretamente siente el peso de no haber logrado una oportunidad de mostrar su arte en el mundo del jazz y de los clubes nocturnos. Cuando empieza la película, un amigo le consigue una audición y a partir de esa novedad nos vamos enterando de su vida familiar y de los problemas que le han impedido llegar a ser escuchado de manera profesional. Pero ahora llegó el momento y Joe no lo piensa dejar pasar. Con tropiezos logra dar la prueba y la estrella del grupo para el que audicionó decide probarlo en vivo. Joe no tiene onda ni roce social pero se enfrenta a la oportunidad de su vida, pero por andar pensando en eso por la calle sufre un accidente y va a parar al más allá. Hasta ese momento la película deslumbra con una representación fabulosa de Nueva York en otoño, la bella ciudad como muchas de las mejores películas de Woody Allen, El arte de Pixar siempre ha sido superior pero lo que logra en estos minutos de película es extraordinario.

A partir del accidente y de que el alma de Joe pase al más allá, entramos en otra dimensión, adiós al hiperrealismo, el más allá creado por los artistas de Pixar es deslumbrante y ciertamente combina distintos estilos que deambulan entre lo psicodélico y las referencias a artistas como Picasso o Kandinski. Fuera de lo increíble de este escenario del más allá el alma de Joe se rebela, no piensa quedarse ahí justo cuando tiene la posibilidad de cumplir su sueño. Mientras explica su caso en la burocracia de esa nueva dimensión, la película se va metiendo en un terreno ríspido. El más allá creado por Pixar no tiene mucho que ver con las iconografías clásicas de lo que se conoce clásicamente como el cielo desde el punto de vista de la tradición clásica del cristianismo. En el más allá de Docter hay almas en espera de “trascender” para ir a la vida en la Tierra, hay almas que pasan miles de años esperando y hay almas perdidas, atormentadas que bordean la desesperación. Joe complica las cosas en el mismo momento en que debe pasar al más allá y termina arrastrando a “22”,  un alma que no termina de completar su formación y cuya voz está interpretada por Tina Fey. Joe y 22 caen a la Tierra pero 22 entra al cuerpo de Joe y el músico encarna en un gato. De allí en más Joe trata de que un amigo hippie le solucione lo de la encarnación en distintos cuerpos y entramos en el momento de comedia de la película.

Mientras Joe trata de llegar al momento de tocar y dar su prueba uno de los funcionarios encargados del recuento de almas baja a la Tierra para arreglar el problema que la huida de las dos almas ha creado en la burocracia del más allá.

No es la mejor de Pixar y la diversión naufraga en el mar de las buenas intenciones del mensaje que la película se empeña en entregar. Hay algo de “Wihplash” e incluso de “Lalaland”. Para muchos ese coqueteo con la reflexión sobre el arte o lo predestinado que está cada uno en la vida resulta demasiado profunda. Se supone que cada uno tiene un destino y debe encontrarlo. La película trata de cerrar las historias y se pone pretenciosa con respecto al asunto del mensaje pero no se asusten, el relato bordea el existencialismo pero en realidad termina optando por una especie de autoayuda ramplona. ¿Qué esperaban?

Soul no es una obra maestra pero tampoco es para indignarse. Se disfruta la parte de comedia y al final te da un par  de golpes un poco demoledores. Algunos hablan de una animación para pensar o filosófica. Tampoco es para tanto.

SOUL
Soul. Estados Unidos, 2020.
Dirección: Pete Docter. Co-director: Kemp Powers. Guion: Pete Docter, Mike Jones y Kemp Powers. Edición: Kevin Nolting. Música: Trent Reznor y Atticus Ross (composiciones de jazz a cargo de Jon Batiste.) Voces (versión original subtitulada): Jamie Foxx, Tina Fey, Graham Norton, Rachel House, Alice Braga, Richard Ayoade, Phylicia Rashad, Donnell Rawlings, Ahmir-Khalib Thompson aka Questlove, Angela Bassett, Cora Champommier, Margo Hall, Daveed Diggs, Rhodessa Jones y Wes Studi. Apta para todo público. Duración: 100 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here