Disponible en Cine.ar

Pocas películas provocan una devoción tal en sus espectadores que los vuelve fanáticos, es el caso de la sagas de Star Wars, Harry Potter o del animé. En el cine argentino sólo sucedió con Esperando la Carroza (1985) dirigida por Alejandro Doria y guion del dramaturgo uruguayo, Jaboco Langsner.

A casi 36 años de su estreno, la película continúa estimulando a nuevas generaciones de espectadores que se suman al culto carrocero, como se autodenominan sus seguidores. Ese hecho motivó a los directores Mariano Frigerio y Desinse Urfeig a realizar un documental que registre un fenómeno cultural, pocas veces visto.

Desde el inicio, Carroceros funciona como una película de carácter intertextual en diálogo permanente con el film original, a través del uso de imágenes y escenas de la película, como de los diálogos más emblemáticos de sus personajes. Mariano Frigerio interviene con su voz en off y también participa activamente en la construcción del relato, con el objetivo de ingresar a la casa donde se rodó la película de Doria. Una locación que, a partir de la trayectoria y repercución de la familia Musicardi, fue declarada de interés cultural por la Ciudad de Buenos Aires. Aunque nunca estuvo abierta para el público, sus fanáticos la consideran un lugar de culto. Allí se reúnen para sacarse fotos y continuar los tours que organizan en el barrio de Versalles para recorrer todos los lugares de filmación. Mientras las dueñas mantienen las puertas cerradas, los constantes intentos del director por ingresar y contactarse con las mujeres que la habitan, forman parte del eje del documental.

Con la participación de la productora de Esperando la Carroza y gran parte del elenco conformado por Betiana Blum; Antonio Gasalla -quien aportó material adicional sobre el proceso de filmación-, Mónica Villa, Andrea Tenuta; Enrique Pinti; Luis Brandoni y Lidia Catalano, cada uno de ellos comentó su experiencia durante el rodaje, recordando a China Zorrilla y a Alejandro Doria con admiración y un dejo de nostalgia.

Una de las particularidades de la película es dar a conocer el universo de seguidores que gestó a lo largo de los años, otorgándoles un rol protagónico. Gran parte de los fans que forman la comunidad de carroceros, se presentan a un casting en un club donde muestran su conocimientos sobre la película o acerca de los personajes. Algunos llegan disfradazos, otros repiten los diálogos de memoria, o dirigen los tours, y así se van sumando los representantes y dirigentes de distintos grupos distribuidos en las redes sociales donde publican y difunden todo lo relativo a la película. Entre los fanáticos, el gran hallazgo fue rescatar a la actriz e imitadora de China Zorrilla, Mariana Alicia Pianciola, integrante del grupo teatral Los Musicardi.

Los realizadores muestran hasta que punto los fanáticos se apropian del objeto fílmico, como una suerte de fetichismo, e intervenien en su continuidad histórica en forma de rituales o “misas carroceras”. El fetichismo es un rasgo que el sociólogo y teórico Christian Metz asociaba al significante imaginario que produce el cine, no sólo por sus herramientas narrativas sino porque las imágenes del film remiten a lo real del rodaje y de la ficción, ausentes pero presentes en la pantalla como un simulacro.

Si bien en Carroceros no se indaga ni se profundiza en las causas del fanatismo, motiva a preguntarnos ¿qué lleva a ciertos espectadores a ver la película hasta un centenar de veces y aprender, entre otras cosas, todos los diálogos de memoria, conocer a fondo a sus personajes y estudiar el universo paratextual que rodea el film?. ¿Cómo se constituyen en sujetos carroceros?

El deslumbramiento y la fascinación que provocan las imágenes en el espectador ponen en juego mecanismos psicológicos de identificación, empatía y representación, no sólo por el realismo cinematográfico (el componente técnico) sino también por la significación y simbolización de lo que representan en la sociedad.

La película de Frigerio-Urfeig logra con dinamismo emular el tono humorístico de la película a la que rinde homenaje apostando a los recuerdos, las citas, y la reconstrucción de escenas memorables que, en mayor o menor medida, todos y todas seguimos atesorando.

CARROCEROS
Carroceros. Argentina, 2021.
Dirección: Denise Urfeig, Mariano Frigerio. Participan: Antonio Gasalla, Luis Brandoni, Enrique Pinti, Lidia Catalano, Mónica Villa, Betiana Blum, Andrea Tenuta, Cecilia Rosetto, Diana Frey, Matías Altamore, Marcos Perez, Mariana Alicia Pianciola, Enzo Doliri, Andrés de Francisco. Dirección de Fotografía: Pablo Parra (ADF). Música: Adrián Guzman. Dirección de Sonido: Mariana Delgado. Montaje: Natasha Valerga (SAE). Duración: 74 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here