Disponible en Puentes de Cine, la plataforma de la Asociación de Directores de Cine, PCI.

Eva, Cristina y Susana se conocieron en el colegio y armaron un trío inseparable. Pero cuando empieza el relato, Eva lleva un tiempo muerta, la atropellaron mientras andaba en bicicleta. Cristina (Mariana Derderian) y Susana (Paloma Salas) siguen siendo amigas pero al dolor de la pérdida de Eva se agrega que en sus vidas nada está del todo bien. Son clase media acomodada y no parecen tener sobresaltos por ese lado, Susana vive de la plata de la madre que es una mujer acomodada, divorciada y con un novio nuevo y más joven así que le deja a la hija una casa grande, con jardín, pileta y parrilla, que Susana aprovechará para hacer reuniones con muchos amigos. Cristina está recién separada pero no logra terminar la relación del todo, es artista plástica pero tiene un bloqueo y hace mucho que no dibuja mientras que su esposo es un dibujante que incluso tiene remeras con un el dibujo de su obra más exitosa “Basura cósmica”.

La película está dividida en tres capítulos y el primero termina la noche en que el marido le pide a Cristina apurar los papeles del divorcio (ella imaginaba que se iba a recomponer esa situación) y Susana se pelea con ella, la llama egoísta y otra serie de cosas que hace que la noche termina de la peor manera.

El capitulo dos trata de sus vidas después de la pelea, Susana termina de cortar con un novio y da vueltas por la ciudad sin mucho que hacer, su padre le pide que le salga de garante de un crédito, ella no trabaja ni figura en las planillas de impuestos, paralelamente trata de recomponer con su novio pero termina adoptando un perro. Cristina por su lado se involucra en un taller de escritura creativa que imparte un dramaturgo presuntuoso y egocéntrico que se cree una especie de Arthur Miller. Cristina se va a relacionar con este personaje demostrando que la gente no aprende y que repite conductas porque el dramaturgo tiene un ego superior al de el dibujante,

La tercera parte define las historias y por supuesto Cristina y Susana se reencuentran. Ahí la película crece y la relación de las dos mujeres alcanza un alto grado de sororidad. Pese a esto último Ella es Cristina está lejos de ser una manual de corrección política o de intento de “Feminismo para Dummies” y hay varias razones para que no sea eso. Gonzalo Maza es un director debutante pero como guionista tiene una amplia trayectoria que incluye películas con Sebastián Lelio, con quien ganaron el Oscar a película extranjera por Una mujer extraordinaria. Maza debuta con Salma Hayek como productora y la película es sensible, con toques justos de melodrama. Filmada en blanco y negro muestra un Santiago de Chile bohemio y acomodado de manera muy bella. Si el guion y la dirección de Maza son interesantes, además de una buena banda de sonido, lo mejor de la película es la química entre ambas protagonistas, Mariana Derderian y Paloma Salas (que es  especialista en stand up) empuja la historia y le da forma definitiva a esta historia de relaciones humanas no binarias, que es hacia donde se enfila la civilización al menos en esta época.

ELLA ES CRISTINA
Ella es Cristina. Chile, 2019.
Dirección y guion: Gonzalo Maza. Interpretes: Mariana Derderián, Paloma Salas, Roberto Farías, Néstor Cantillana, Daniela Castillo, Alejandro Goic, Claudia Celedón. Fotografía: Benjamín Echazarreta (B&W). Duración; 82 minutos.

Compartir