Disponible en las plataformas de streaming HBO Go y Flow

HBO acaba de subir una nueva producción dedicada a una gloria del deporte. La plataforma tiene una bien ganada fama como realizador de grandes documentales y Tiger llega para reafirmar ese concepto. Dirigido por Matthew Heineman y Matthew Hamachek y basado en el libro Tiger Woods de Jeff Benedict y Armen Keteyian,muestra imágenes inéditas y entrevistas con personas cercanas al golfista, entre ellas su ex caddie y amigo Steve Williams, el seis veces campeón del major, Nick Faldo.

Tiger Woods debutó como fenómeno del golf a los dos años en un estudio de televisión y con el ya veterano humorista Bob Hope como cómplice. En esa nota el verdadero protagonista es el padre del pequeño fenómeno que mostraba un swing fenomenal y el pequeño dice apenas unas pocas palabras pero su padre hablaba por los dos. De ahí en más Tiger siguió un camino que sólo podía llevarlo a la cima. El padre aseguraba que su hijo era un “elegido” y aseguraba que sentía que su misión como padre era asegurarse de que ese destino de grandeza que transformaría a Tiger en algo así como Jesús o Mahatma Ghandi, se cumpliera.

La lucha iba a ser dura pero no era el primer deportista negro que se iba a enfrentar al mundo. Siendo adolescente Tiger empezó a tener claro lo desigual que iba a ser su camino en un deporte que era el reino de los caucásicos, así, en el comienzo de su carrera no pudo participar de algunos torneos por la prohibición que algunos clubes todavía tenían para la entrada de afroamericanos.

A esa altura ya había ganado en todo tipo en las categorías juveniles pero le faltaba entrar al mundo profesional y ponerse desafíos importantes con nombres propios. Tiger Woods entonces empieza a batir récords que hasta ese entonces estaban en manos de jugadores blancos y anglosajones. Entonces aparecieron otros desafíos y apareció Nike con un contrato millonario. La marca y el jugador toman el tema de la negritud, lo ponen al frente de la campaña. Los éxitos se van acumulando y Wood se convierte en una de las caras habituales para el público de todo el mundo, invitado al living de Ophra (la Susana de ellos, pero más progre), amigo de Michael Jordan y otras grandes figuras del deporte. Lo cierto es que su paso triunfante parecía imparable, nada parecía imposible, pero los héroes tienen que vencer algo más que los desafíos externos, porque la construcción de esa personalidad inmaculada exige ignorar algunas cuestiones que a la larga vuelven a cobrarse facturas y ahí el héroe descubre que muchos de quienes lo aplaudían en el fondo estaban esperando la caída y que cuando ocurriera no se iban a privar de cambiar la adulación por el escarnio.

Lo primero que le pasó fue tener que pactar con una empresa periodística que había descubierto una amante oculta del campeón. A cambio del silencio el golfista posó para una de sus publicaciones pero una vez que los medios huelen sangre no abandonan a la presa y los periodistas continuaron investigando. Mientras tanto Tiger Woods deja en el camino a su padre porque de repente ese mentor que lo veía como un mesías no alcanzaba porque el joven Tiger ahora era una corporación así que ahí el héroe empieza a tomar atajos. Ahora está solo y las amantes se multiplican, los viajes a Las Vegas, donde organiza fiestas con amigos y muchas chicas “acompañantes”, se vuelven habituales. Aparece otra amante y un día la empresa periodística ya no tiene interés en negociar el silencio porque entiende que la caída del ídolo es más rentable que cualquier arreglo, entonces National Enquirer publica en 2009 una nota de tapa contando todo.

Cuando eso ocurre la esposa lo echa de la casa, hay escenas de violencia, de ruptura y anuncios en la televisión de que el campeón había chocado con su camioneta contra un árbol.

De un día para el otro el deportista ejemplar se volvió para los ojos de la sociedad un verdadero depravado y todos le dan la espalda. El héroe le suma a la caída moral lesiones que lo dejan fuera de competencia y si el ascenso fue vertiginoso la caída fue brutal y terminó con una filmación de la policía en la que un aturdido Tiger Wood apenas puede contestar las preguntas del interrogatorio de la policía de tránsito. No había hecho nada trágico, apenas había salido a dar vueltas boleado por los calmantes y las cosas que debía tomar para no sentir los dolores provocados por las lesiones.

El documental narra este camino de ascenso, caída y regreso y deja en claro lo salvaje que suele ser la opinión pública a la hora de exigirle a sus ídolos buena conducta. Una opinión pública que idolatra al campeón pero se vuelve moralista e hipócrita cuando puede caerle al héroe de manera impiadosa.

Un relato completo que muestra al deportista en su esplendor y desmenuza la relación de la sociedad con sus campeones.

TIGER
Tiger. Estados Unidos,2021.
Dirección: Matthew Heineman y Matthew Hamachek. Guion: Jeff Benedict y Armen Keteyian. Música: H. Scott Salinas. Fotografía: Matt Porwoll. Duración total de las dos partes: 192 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here