"Azor", de Andreas Fontana.

La 71ª edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, que se celebrará este año de pandemia en un formato híbrido (online y presencial), contará con la participación de cuatro películas argentinas que integraran su programación en tres secciones y una miniserie.

Los filmes argentinos en el certamen son Azor, de Andreas Fontana; Esquí, de Manque La Banca; Que será del verano, de Ignacio Ceroi, y Una escuela en Cerro Hueso, de Betania Cappato.

Azor del director Andreas Fontana, una coproducción entre Suiza, Francia y Argentina, participará de la sección Encounters, que tiene como objetivo fomentar obras estéticas y estructuralmente atrevidas de cineastas independientes e innovadores. El largometraje relata como un banquero privado del más alto nivel viaja a Argentina en plena dictadura militar para reemplazar a su compañero que desaparece sin dejar rastro. Se instala un duelo a distancia entre dos banqueros que, a pesar de sus métodos diferentes, son cómplices de una forma de colonización discreta y despiadada.

En la sección Forum, que pretende abrir nuevas perspectivas para ayudar a comprender el cine y cómo se relaciona con el mundo, participará la coproducción argentina-brasilera, Esquí y Que será del verano de Ignacio Ceroi de producción nacional.

Esquí se plantea como un documental de análisis visual de la ciudad de Bariloche durante el esplendor de su temporada alta. Construye narrativa con la otra cara de la ciudad, la de sus entramados laborales invisibilizados, la del detalle de la vida cotidiana del trabajador, la ciudad de las luces pequeñas, humildes, el lado oscuro de la gran montaña.


Que será del verano se trata de Charles, un señor tolosano que pone en venta su cámara doméstica. Ignacio, director de cine, de viaje por Francia, compra su cámara. Al abrirla descubre que han quedado videos de Charles y en ellos una posible película de aventuras excepcionales. Ignacio y Charles trazan una relación epistolar en cuyas cartas Charles irá escribiendo, casi sin darse cuenta, el guión del film; una película sobre los viajes infinitos, los conflictos bélicos siempre lejos de casa, el amor y la compañía de los seres queridos.

Una escuela en Cerro Hueso, producción argentina de la directora Betania Cappato, participará de la sección Generation que promueve un cine para jóvenes que rompen las convenciones, películas contemporáneas que exploran la vida y el mundo de los niños y adolescentes.

La película narra la historia de Ema, una niña diagnosticada dentro del espectro autista que al llegar a la edad escolar debe mudarse a una humilde localidad costera a orillas del Paraná, donde está ubicada la única escuela que aceptó su solicitud de ingreso.

Por su parte Entre hombres de Pablo Fendrik, participará de Berlinale Series, que ofrece un primer vistazo exclusivo a destacadas nuevas producciones en serie de todo el mundo. La miniserie de cuatro capítulos nació como una novela de género policial negro creada por Germán Maggiori, poco tiempo antes de que Argentina entrara en la crisis de 2001, mostrando un paisaje urbano convulsionado, marcado por la intensa violencia y la descomposición moral, política y social.

Este año la Competencia Oficial y las demás secciones de la Berlinale se han reducido en tamaño debido a la pandemia de COVID- 19. La mayoría de las películas estarán disponible para ser vistas en línea, del 1 al 5 de marzo, por representantes de la industria y miembros de la prensa. Mientras que el público del festival podrá ver la mayoría de las películas seleccionadas en numerosas proyecciones de cine en Berlín en presencia de los realizadores durante el Especial de Verano, del 9 al 20 de junio.

Compartir