"Host", de Rob Savage.

El Falso Found Footage arrancó como un recurso narrativo y, si bien pueden rastrearse antecedentes (Caníbal Holocausto de 1980 entre los más célebres), estalló con The Blair Witch Project (1999). Desde entonces creció y se multiplicó, al punto de ascender a la categoría de género o subgénero. Con las películas más recordadas en la primera década del milenio (Rec 1 y 2, Cloverfield, Actividad paranormal), su crecimiento exponencial y la cantidad de obras que repiten la fórmula ya dejó escéptico a más de uno. Por eso armamos este Top 5 de Falso Found Footage y lo limitamos a películas de los últimos diez años, para demostrar que incluso desde un formato/subgénero saturado y hasta un poco bastardeado se siguen haciendo cosas interesantes.

Host, de Rob Savage (2020). Con Haley Bishop, Jemma Moore, Emma Louise Webb, Radina Drandova, Caroline Ward, Alan Emrys.
Cientos de películas de terror han demostrado que ponerse a joder con la tabla Ouija no es una buena idea. Hacerlo por zoom tampoco parece serlo, aunque sí lo suficiente como para incluirlo a su vez en una película. Unos cuantos millennials tratan de pasarse de listos en una sesión de espiritismo a distancia todos conectados desde sus computadoras. Lo van a pagar caro cuando un espíritu maligno acuda a la cita a hacer de las suyas y aprovechar las ventajas del medio para pasar de una locación a otra como Pedro por su casa vía web.
El film del inglés Rob Savage usa de manera inteligente los recursos que le da la tecnología, los cuales incorpora de una manera que se ve natural y no forzada, así como también las condiciones de pandemia en que fue filmada, y concentra en apenas una hora una buena cantidad de sustos, la mayor parte basados en jumpscares pero igualmente efectivos.

Disponible en Netflix

Operación Avalancha / Operation Avalanche, de Matt Johnson (2016). Con Matt Johnson, Owen Williams, Sharon Belle, Andy Appelle, Jared Raab, Josh Boles.
Uno de los grandes mitos de la conspiranoia mundial es que el hombre no llegó verdaderamente a la luna en 1969, sino que todo fue una puesta en escena para que Estados Unidos pueda ganar una carrera espacial en la que venía un poco atrasada con respecto a sus pares soviéticos. Esta leyenda es la que retoma y explora este found footage de época. En 1967 un par de agentes de la CIA se infiltran en la NASA para descubrir un supuesto espía ruso y lo hacen con la excusa de estar realizando un documental. En el proceso lo que descubren son los preparativos para realizar el gigantesco montaje mediático, lo cual los va a meter en muchos problemas. El film cuenta con una gran reconstrucción, una historia interesante, suspenso y humor. Como guiño para cinéfilos también incluye la leyenda acerca del siempre sospechado papel de Stanley Kubrick en el episodio.

Los huéspedes / The Visit, de M. Night Shyamalan (2015). Con Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Peter McRobbie, Kathryn Hahn.
No son muchos los casos de directores consagrados que se acerquen al formato (otro ejemplo podría ser George Romero con El diario de los muertos en 2007). M. Night Shyamalan lo adoptó con fortuna en un momento en que su carrera estaba en caída libre. Y si ahora disfrutamos de Fragmentado y Glass como el renacimiento del realizador indio, el repunte (el twist) se dio con esta película pequeña y efectiva. Dos hermanos, una adolescente y un púber, van pasar una semana con sus abuelos a quienes nunca conocieron en una granja aislada que se convertirá en escenario de pesadilla. Shyamalan vuelve a los climas ominosos y a distribuir la inquietud y el miedo como no lo hacía desde Sexto sentido y Señales. Y también ubica seriamente a la tercera edad como un grupo a temer.

Disponible en Google Play

El último sacramento / The Sacrament, de Ti West (2013). Con AJ Bowen, Joe Swanberg, Amy Seimetz, Kentucker Audley, Gene Jones.
Ti West, por entonces una de los jóvenes valores del género (The House of the Devil, The Innkeepers) realizó este found footage con terrores terrenales, pero no por eso menos siniestros, en la forma de un culto que recuerda al de la masacre de Guyana. Un par de documentalistas siguen con su cámara a un compañero que viaja a los cuarteles secretos del culto en algún escondido rincón de la selva para visitar a su hermana (y quizás, eso cree, rescatarla). A pesar de las sonrisas y gestos de bienvenida la mala vibra se siente desde el primer minuto, la cual no hace más que incrementarse con la aparición del líder oscuro y carismático inequívocamente inspirado en Jim Jones. La tensión no baja nunca, como tampoco la funesta sensación, por demás justificada, de que todo esto no puede sino terminar de la peor manera.

Disponible en Google Play

Poder sin límites / Chronicle, de Josh Trank (2012). Con Dane DeHaan, Alex Russell, Michael B. Jordan.
El falso found footage ha sido utilizado mayormente en películas de terror, pero el debut de Josh Trank (una promesa que no se llegó a cumplir) se mete con el género de los superhéroes que ya en ese momento se había vuelto omnipresente y superpoderoso. Tres adolescentes reciben de un misterioso objeto poderes telekinéticos y hacen con sus nuevas habilidades lo que cualquier adolescente haría: aprovecharse y salir de joda. Pero el poder crece y también el peligro, sobre todo cuando uno de los chicos demuestra ciertos problemitas que nos hacen temer que esté más cerca de convertirse en supervillano. El inteligente guión de Max Landis (luego caído en desgracia por motivos bastante lamentables) juega de manera convincente con la inseguridad y la angustia adolescente y muestra el reverso oscuro de que “a grandes poderes, grandes responsabilidades”.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here