Disponible en la plataforma MUBI.

Los años del dictador rumano Nicolae Ceaucescu vistos desde el SXXI a través de la lectura de los archivos de la policía secreta de ese país. Uppercase Print es la versión fílmica de una obra de teatro escrita por Gianina Carbonariu, que tomó un incidente de esa época para mostrar el estado de locura que algunos regímenes de esa época que llegaron a imponer como forma de vida. Claro, la historia de la estupidez humana está plagada de este tipo de ejemplos.

Un día de septiembre de 1981 una pintada en una pared de la sede del Partido Comunista Rumano en la ciudad de Botosani (al norte de Budapest), despertó la alarma de muchos buenos ciudadanos. El mensaje era un llamado a la “LIBERTAD” y a la “JUSTICIA”, además de instar a que los rumanos adhirieran a la lucha de sus hermanos polacos que se encontraban en ese momento batallando por impulsar el sindicato Solidaridad

Algunos vecinos y obreros de la zona llamaron a las oficinas de la Securitate (la policía secreta del régimen), que a partir de ese momento inició un operativo que vigilaba la zona de distintas de maneras hasta que llegaron a un retrato del “delincuente” que escribía esos mensajes subversivos.

Con una puesta teatral nada naturalista, los actores recitan las denuncias de los asustados ciudadanos rumanos y dan vida a los informes de la policía secreta escritos en esa prosa que navega entre lo solemne y el lenguaje autoritario, por cao, como el de algunos columnistas políticos argentinos.

A medida que se avanza en la investigación, la policía descubre a un adolescente de 16 años, amante de la música pop que gracias a una radio que atravesaba la Cortina de Hierro supo de la lucha de los polacos y pensó que se podía reclamar por libertad y justicia. El relato está acompañado por propaganda de la época y programas de la televisión rumana. A partir del descubrimiento, son interrogados los padres del menor, los amigos, los compañeros de la escuela y todo el entorno que rodeaba al joven subversivo.

Uppercase Print está dirigida por Radu Jude (Everybody in Our Family, Aferim!, Scarred Hearts, The Dead Nation e I Do Not Care If We Go Down in History as Barbarians) y resulta una experiencia fascinante, dolorosa y algo surrealista, que posiblemente los más jóvenes pensarán que está influenciada por Ionesco pero que los que tenemos edad como para recordar los años de la dictadura que comenzó con Videla, sabemos que esos regímenes sean del sesgo ideológico que sean tienen en común la falta de humor, la desmesura y una mirada del mundo paranoica que convierte a cualquiera en sospechoso y pasible de ser investigado por el estado con todo su poder represivo.

UPPERCASE PRINT
Tipografic Majuscul, Rumania/2020). Dirección: Radu Jude. Elenco: Serban Pavlu, Alexandru Potocean, Ioana Iacob y Doru Catanescu. Guion: Gianina Carbunariu y Radu Jude. Fotografía: Marius Panduru. Edición: Catalin Cristutiu. Duración: 128 minutos.

Compartir