Volvió la amazona más famosa del cine  y todos esperábamos ese regreso. Gal Gadot protagonizando en 2017 a Wonder Woman, se volvió un pilar del mundo de DC, lo que no es poco si tenemos en cuenta que la Liga de la Justicia se volvió un trauma para todo ese mundo que vio en los últimos años cómo Marvel se volvía el jugador más importante en el mundo del cine y lo que se conoce como  MCU (Universo cinematográfico de Marvel ) terminó su tercera fase y empezó la cuarta prometiendo la aprovechando las plataformas.

Mujer Maravilla 1984 se estrenó en plena pandemia, lo cual volvió su regreso un espectáculo épico, pero el relato duró poco porque la película falla en varios aspectos, porque Wonder Woman había dejado muy altas las expectativas y la segunda parte no las puede sostener.

En esta película Diana trabaja en un museo (el famoso Smithsonian) y vive en Washington DC, En su living hay fotos de su pasado y el recuerdo permanente de Steve Trevor (Chris Pine) que tan heroicamente murió en la película anterior que se desarrollaba en los días de la Gran Guerra.  La película pareciera competir de alguna manera con “Capitana Marvel”. La ambientación es perfecta y no hay nada que decir sobre eso. Un grupo de ladrones, bastante torpes,  se llevan objetos de una joyería que en los fondos oculta un reducto de comercialización de piezas antiguas, pero el golpe es un fracaso y los objetos terminan siendo llevados al lugar donde trabaja Diana. Ese mismo día entra a trabajar al lugar Barbara Ann Minerva (Kristen Wiig) una apocada investigadora que se siente el último orejón del tarro en la vida. El encuentro de Diana y Barbara es amable y encandila a Barbara. En ese instante le avisan que van a llegar unas piezas robadas que el FBI necesita catalogar y uno de los objetos resulta ser una pieza bien extraña que satisface el deseo de cualquiera que entienda la inscripción que tiene en su base. Entonces aparece Marwell Lord (Pedro Pascal), un personaje mediático que vende ilusiones por TV y se hace llamar “El rey del petróleo” pese a que en sus tierras no hay una sola gota de ese hidrocarburo. De alguna manera el pintoresco personaje sabía de esa pieza y resulta ser el inversionista del robo de esos objetos. Marwell,  Barbara  y la misma Diana, caen bajo el influjo del objeto y pide cada uno un deseo y así, Barbara se vuelve intrépida y parecida a la imagen que ella tiene de Diana, Marwell logra el éxito y Diana logra hacer volver de la muerte a Steve Trevor.

Los 151 minutos de esta atronadora película se enredan bastante y vamos descubriendo cosas que no sabíamos, como que ahora la protagonista vuela y su lazo tiene virtudes más allá de hacer decir la verdad a quien entra en contacto con él.

La película arranca bien arriba con una historia de Diana cuando era niña y que se vincula un poco con lo que vamos a ver después. En el fondo Wonder Woman 1984 habla de que hay que tener cuidado con lo que se desea y que además si uno obtiene lo que desea posiblemente pague un precio muy alto.

Las inconsistencias de guión se suman a cierta poca convicción de algunos protagonistas y el conjunto termina siendo una decepción para el que se siente a ver lo que pasa por más ganas y entusiasmo que se tenga por el personaje.

Lo mejor es Kristen Wiig que termina siendo Cheetah, una villana conocida de las historietas, mientras que Pedro Pascal desmadra su actuación. Hay muchos errores para marcar pero quizás las ganas de volver a una sala los empuje a sentarse a disfrutar de un poco de cine aunque a nosotros no nos haya gustado, así que mejor no spoileamos nada.

MUJER MARAVILLA 1984
Wonder Woman 1984. Estados Unidos,2020.
Dirección: Patty Jenkins. Elenco: Gal Gadot, Chris Pine, Kristen Wiig, Pedro Pascal, Robin Wright y Connie Nielsen. Guion: Patty Jenkins, Geoff Johns y Dave Callaham. Fotografía: Matthew Jensen. Música: Hans Zimmer. Edición: Richard Pearson. Distribuidora: Warner Bros. Apta para mayores de 13 años. Duración: 151 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here