• Función 1: Miércoles 24 de marzo | 22.15 h. | Quetren Quetren | Reservá tu entrada 
  • Función 2: Viernes 26 de marzo | 16.30 h. | Museo de Arte Español Enrique Larreta – Aire Libre | Reservá tu entrada 
  • Función online: Miércoles 24 de marzo | 23 h. | Disponible por 72 hs. | Regístrate por única vez y accedé a las películas online para verlas a partir de su fecha de estreno. Mirá el instructivo

Yonah Lewis y Calvin Thomas construyen un thriller que determina un encabalgamiento de simulacros y engaños por parte de Katie, una joven estudiante de danza que finge estar en tratamiento oncológico debido a un melanoma maligno. Esta puesta en escena de la protagonista, interpretada de manera brillante por Kacey Rohl, no forma parte del misterio de la trama. De hecho, no hay ningún misterio en White Lie y no hay spoiler en estas líneas. Desde el título de la película y desde su apertura en la primera escena, en la que Katie se está afeitando la cabeza, sabemos que el despliegue de la narración es el de una puesta en escena dentro de otra. Katie se prepara, al igual que otros días para asumir su rol en esta trama construida enteramente por ella.

El punto entonces no es tener más información sobre la “verdad” de esta historia. La verdad es que Katie miente y no hay sorpresas en esta película. Pero sí hay suspenso, porque el punto no es determinar la verdad del melanoma sino que el punto es presenciar cómo se resuelve las miles de capas de mentiras que va tejiendo nuestra falsa paciente oncológica.

Los objetivos iniciales parecen ser “razonables”. Katie, en colaboración con otras personas que creen en su enfermedad, logra recaudar fondos para su causa. Esta no es la primera colecta que ella realiza para recaudar fondos en relación con su tratamiento. La excusa esta vez es apostar a un tratamiento en Seattle. Por otro lado, consigue que la universidad envíe una solicitud para una beca a una fundación que tiene como fin ayudar a estudiantes con problemas de salud. Todo se complica, cuando parte de la efectivización de este proceso es la presentación de su historia clínica, que por supuesto Katie no tiene.

Así, el nudo y los conflictos se van agrandando. ¿Hasta dónde es capaz de llegar para sostener esa realidad que la ampara, le da afecto y atención? A medida que presenciamos este despliegue de problemas también puede fluctuar la relación de empatía que establecemos con la protagonista. ¿Es una sociópata o se trata de alguien con trastorno facticio? Así, de la pregunta por el “cómo se resuelve”, llegamos al por qué miente Katie. Cada espectador tendrá que generar su propia hipótesis al respecto.

WHITE LIE
De Yonah Lewis, Calvin Thomas (Canadá, 2019, 92 minutos

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here