Con la proyección de Esquirlas y Mi última aventura, comenzó oficialmente la décima edición del esperado Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín. Con la fiereza que requiere encarar un festival desde una provincia en los tiempos que corren, la gente de Cosquín celebra el reencuentro con una propuesta que nos convoca en su plataforma virtual desde el jueves 29 al domingo 2 de mayo.

Ficic 10 preparó un menú vitalista, junto con las esperadas Competencia Internacional de Largometraje y Cortometraje, se mantiene firme la Competencia de Costos Escuela. En paralelo habrá Proyecciones especiales, un Foco dedicado a la obra del madrileño Pablo García Canga y charlas con directores.

Es cierto que el cine contemporáneo se ha vuelto flácido, sin contornos, sin energía capaz de impulsar un posible consistente. El cine nos ha disciplinado y nos mira con aburrimiento ante la previsibilidad de nuestras respuestas. Ante tremendo panorama la sección Los Desobedientes plantea dos retrospectivas destacables. Tanto Edgardo Castro como Goyo Anchou se distinguen por su gran fuerza expresiva. A su manera, las películas que podremos visionar, reconocen las posibilidades exploratorias y políticas contenidas en el relieve rugoso y sinuoso (controvertido desde ya) de los planos contemporáneos de la existencia.

Edgardo Castro, como director y actor de sus propias películas, se consuma en un creador singular. En su opera prima La noche, ganadora del Premio Especial del Jurado en BAFICI 2016, no sumergimos en el inicio de la Trilogía de la soledad. El escenario de la lujuria como micro mundo plagado de personajes, configura a La noche como un mapa exploratorio. En su segunda película Familia, estrenada en 2019, el ejercicio fílmico sale de las calles y se interna en el hogar familiar. Un espacio claustrofóbico donde ingresamos en el eterno retorno de la rutina doméstica. Para cerrar la mencionada trilogía se encontrará disponible su tercera y última película Las ranas (2020), una propuesta que consolida el territorio de Castro como la cornisa entre la ficción y el documental. La historia de Barby, yendo con su bebe de La Matanza a Sierra Chica, constituye una joya atemporal de nuestro cine nacional.

Contrastando con fiereza el cine de Goyo Anchou construye una cartografía única. La coexistencia de su cine con la historia del cine, no configura dinámicas centralizadas, tampoco recae en jerarquías genéricas. Safo (2003) resulta un ejercicio revisionista de vanguardia, su presentación condensa procesos de singularización históricos, en una ciudad que empieza mostrar su cartografía Latinoamérica-místicamente gótica. La peli de Batato (2011) propuesta realizada junto con Peter Punk, resulta una película entrañable, esta cinta se gestó con amor palpable, germino y se estrenó para no parar de crecer. Era inevitable, Batato como fuerza arrolladora y arrulladora se come el corazón de quien se atreva a mirar. Abasto, el barrio de Batato, también es el escenario de El nombre de los seres (2012) que junto con Heterofobia, una rapsodia antipatriarcal (2015) y El triunfo de Sodoma (2020) podríamos decir constituyen una trilogía concreta dispuesta a ser nombrada. Testimonios y narraciones sobre revoluciones moleculares, aparatos y máquinas vivientes que se conectan, se rozan, interrumpen la imagen unas sobre otras como impulsos de deseo. El discurso pornológico Goyeano capta todos estos impulsos e inteligencias, no para hacerlas converger en un mismo punto central (el que papá cine nos indica) sino para hacerlos estallar y disponerlos en un inmenso rizoma.

Retrospectiva Edgardo Castro
La noche (2018) Jueves 29, 23.30 hs
Familia (2019) Jueves 29, 17.00 hs
Las ranas (2020) Sábado 1, 20.00 hs

Retrospectiva Goyo Anchou
Safo (2003) Jueves 29, 13.00 hs
El nombre de los seres. (2012) Jueves 29, 13.00 hs
Heterofobia, una rapsodia antipatriarcal (2015) Viernes 30, 19.00 hs
El triunfo de Sodoma (2020) Viernes 30, 23.30 hs
La peli de Batato (2011) Domingo 2, 14.00hs

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here