"Ofrenda", Mejor Película de Ficción en la 29 edición del Festival de Biarritz.

Una película puede, como un poema ser un canto presente y un verso, un universo. Ofrenda de Juan María Mónaco Cagni es una película misteriosa, no por sus temas ni por su factura, sino por evocar y presentar momentos hondos, recuerdos primeros de infancia y rememoraciones de ello.

La música romperá el silencio, o el constante sonido del viento que hace mover a los árboles, la cámara continuamente reposa, en suave movimiento, sobre la vegetación y las ruinas. Detallada, pero sin describir, Ofrenda compone postales con una delicadeza pocas veces vista.

Una particular detención se produce sobre las vibraciones en el agua, las líneas que forman las raíces y las vigas descascaradas. Como si describieran caminos, líneas interconectadas, senderos del terreno y de la memoria. Las protagonistas dos niñas y dos mujeres, dos y una misma, recorren caminos de juego en su infancia. Ofrenda ofrece alusiones y senderos, en cada espectador surgirán las respuestas.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here