El año del regreso para Zack Snyder fue 2021. Después de que en mayo de 2017 tuviera que dejar forzosamente, por motivos personales, la producción de La Liga de la Justicia, en marzo de este año pudo estrenar finalmente su versión de aquel film, conocida entre los fans como Snyder Cut desde que era un proyecto improbable, y rebautizada como La liga de la Justicia de Zack Snyder (como para resaltar la autoría y la presencia de su visión original) desde que Warner le dio vía libre. Esta nueva/vieja versión terminó revelándose como un film que, en su gravedad y extensión (cuatro horas), es mucho mejor que la versión recortada y diluida que Josh Whedon entregó hace cuatro años, por lo que obtuvo consenso crítico y una esperada reivindicación para su director. No contento con eso, ese mismo mes de marzo, Snyder anunció el fin de la postproducción y el inminente estreno de El ejército de los muertos, el proyecto con el que venía trabajando desde 2017 (aunque sus orígenes se remontan a 2007) y con el que el realizador volvía a su primer amor: los zombies.

En 2004 Snyder debutó en el largometraje con el pie derecho con una muy buena remake de El amanecer de los muertos, la clásica secuela de 1978 de la a su vez clásica y seminal La noche de los muertos vivos (1968) de George Romero, a saber: el padre de la criatura (véase nuestro Top 5 de zombies muertos vivos). En aquella ocasión Snyder rendía sus respetos a Romero y ahora, aunque no lo adapta directamente, su sombra sigue presente tanto en el nombre, que remite directamente a la célebre saga de los muertos vivos, como en la elección del escenario. Si en la original de Romero y en la secuela de Snyder la acción se ambientaba en un shopping como una excusa para hacer algunos comentarios acerca de la sociedad de consumo, la elección aquí de la ciudad de Las Vegas, emblema de la codicia, la ambición capitalista y el American Dream en crudo puede ir en ese sentido, aunque no se explote del todo.

La escena de apertura transcurre en las rutas del desierto de Nevada, y en pocos minutos de acción, vértigo y suspenso nos sitúa en el grado cero por el cual Las Vegas se convierte en el epicentro de un brote zombie y sugiere el origen institucional de los primeros muertos vivos. Algunos críticos afirmaron que esta escena era lo único logrado del film. Una exageración bastante maliciosa, aunque es cierto que este arranque está efectivamente entre lo mejor de la película. La secuencia de títulos que le sigue es otro punto alto. En la misma línea de lo que el propio Snyder había hecho en Watchmen de 2009 (quizás una de las mejores secuencias de títulos de los últimos quince años), donde presenta a los personajes principales, su historia previa y el contexto de Las Vegas como ciudad arrasada, y ahora aislada y bajo vigilancia militar, estableciendo además el tono que sigue de acción y aventura con sus dosis de gore y melodrama.

El protagonista de El ejército de los muertos es colectivo, un grupo mixto y étnicamente diverso de sobrevivientes de la primera batalla junto a otros especialistas reclutados por un empresario japonés para introducirse furtivamente en la ciudad sitiada y, por supuesto, infestada de zombies, para abrir la bóveda de un casino rebosante de billetes, salir también furtivamente y repartirse el botín. El inminente estallido de una bomba atómica con la que el gobierno pretende darle una solución final al problema, hace que la vigilancia se relaje pero también añade un peligro extra y urgencia a la misión.

De este grupo se destaca como líder Scott Ward (Dave Bautista, a quienes la mayoría conoce como el Drax de Guardianes de la Galaxia), quien es un veterano de la evacuación de Las Vegas y desde allí carga con una historia pesada que incluye haber tenido que acuchillar a su mujer convertida en zombie, lo cual le generó un trauma considerable y un distanciamiento con su hija. La presencia intempestiva de esta en la misión para buscar a una amiga perdida en la ciudad, aporta la posibilidad de reencuentro para padre e hija en un contexto insólito pero extrañamente conveniente. Esta circunstancia es la que añade la cuota de emotividad de la que el relato hace uso y un poco de abuso.

El ejército de los muertos se presenta como una mezcla de géneros: del terror a la aventura, de la comedia al melodrama, y también con el elemento de Heist Movie o película de atracos. La premisa argumental es bastante similar a la de Estación zombie 2: Península, de Yeon Sang-ho, estrenada en Corea el año pasado, y ambas películas beben un poco de 1997: Escape de Nueva York (1981) de John Carpenter, algo que tanto Snyder como el realizador coreano han reconocido explícitamente. No se trata de un film original sino más bien una mezcla de varias influencias, aunque también tiene algunas ideas interesantes como sumarle a los conocidos zombies brutalizados un segundo grupo, los Zombies Alfa, más rápidos e inteligentes, que además responden a un liderazgo y actúan coordinados como una comunidad o como el ejército que el título del film sugiere.

Después de la gravedad y la épica grandilocuente de sus últimas películas, esta se siente como un desvío, aunque sea temporal, para Snyder hacia terrenos más livianos y relajados. Excesivo, descerebrado por momentos, ridículo por otros, entretenido la mayor parte aunque sus dos horas y media se estiren de más, y con un despliegue visual exuberante, El ejército… es un pastiche pop descarado que no descolla pero tampoco aburre.

EL EJÉRCITO DE LOS MUERTOS
Army of the Dead. Estados Unidos, 2021.
Dirección: Zack Snyder. Elenco: Dave Bautista, Ella Purnell, Ana de la Reguera, Theo Rossi, Huma Qureshi, Omari Hardwick, Hiroyuki Sanada, Garret Dillahunt, Raúl Castillo. Guión: Shay Hatten, Joby Harold, sobre una historia de Zack Snyder. Fotografía: Zack Snyder. Música: Tom Holkenborg (Junkie XL). Edición: Dody Dorn. Diseño de Producción: Julie Berghoff. Dirección de Arte: Geoffrey S. Grimsman. Gregory S. Hooper, Darshankumar Joshi, Brett McKenzie. Producción: Wesley Coller, Deborah Snyder, Zack Snyder. Producción Ejecutiva: Bergen Swanson. Duración: 148 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here