Disponible en la plataforma MUBI.

En el comienzo de Shiva Baby, Danielle (Rachel Sennott) se encuentra en plena actividad sexual con un hombre más grande que ella, con el que al despedirse habla de su “emprendimiento empresarial”. Su amante bromea con ella y al separarse le da plata porque le encanta apoyar a las mujeres independientes, sin embargo todo es bastante inquietante y suena más bien como si el hombre estuviera pagando favores a la chica que es bastante menor que él. La chica está apurada y dice que tiene una reunión. 

Danielle está terminando el secundario y se encuentra en ese momento en que los que dejan esa etapa deben decidir qué hacer con sus vidas. Su familia tiene un buen pasar y todo el entorno social espera de Danielle se defina por alguno de sus tantos intereses. Pero en realidad no son tantos y la chica opta por decir cualquier cosa cuando se le pregunta sobre sobre su futuro. Danielle sale de lo de su amante y se va a encontrar con sus padres porque tiene que asistir al Shiva (rito funerario judío) de un pariente. Los entierros de los miembros de la colectividad judía tienen sus distintos momentos y por encontrase con su amante Danielle falta al entierro pero ahora se dirige a la reunión posterior. La madre sabe todo acerca de Danielle, y lo que no sabe lo sospecha, mientras que el padre podría decirse que no entiende nada pero es empeñoso y hasta está dispuesto a que Danielle trabaje un tiempo en su empresa hasta que decida qué va a hacer.  

El velatorio resulta todo un incordio para la protagonista a la cual la madre no deja de darle consejos y los parientes no dejan de preguntarle acerca de su vida y su futuro. La madre en un momento le advierte que no quiere “pavadas” con Maya, su mejor amiga. Es que entre los intereses reales de Danielle está el tema del género y dice ser bisexual, por lo que ha tenido una especie de noviazgo con Maya. Para agregarle complicaciones el amante con el que la vimos al principio es un socio del padre. 

La trama se complica y lo que resta de película transcurre entre situaciones incómodas, momentos de comedia y de tensión. La ceremonia se vuelve tortuosa para Danielle que no deja en ningún momento de meterse en problemas y que da vueltas entre su amiga/novia y su sugar daddy que llegó acompañado por su esposa y su hija recién nacida  Revelar más sería arruinar el disfrute del espectador. 

La joven directora Emma Seligman filmó el corto que dio pie a esta película que viene sorprendiendo en distintos festivales. La película cuenta con un elenco sin fisuras y un guión que no decae en ningún momento. 

Reseña publicada en oportunidad de la cobertura de la 35° edición del Festival de Mar del Plata (2020).

SHIVA BABY
Shiva Baby. Estados Unidos / Canadá, 2020.
Guion y dirección: Emma Seligman. Intérpretes: Rachel Sennott, Molly Gordon y Polly Draper. Música: Ariel Marx. Fotografía: Maria Rusche. Edición: Hanna A. Park. Duración: 77 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here