Estreno disponible en la plataforma MUBI.

Nacida como un intercambio epistolar audiovisual entre la realizadora española Carla Simón y la chilena Dominga Sotomayor, Correspondencias se une a una serie de películas realizadas por duplas y en donde la atención está puesta en rescatar las figuras de emisor y destinatario de las cartas de antaño y, en donde la síntesis de los espacios y los tiempos diversos, necesitan el espesor del devenir, la espera y la retrospección.

Este breve film, de casi veinte minutos, fue en principio un trabajo por encargo de la TVC a una serie de realizadoras de Catalunya, de la cual Simón formó parte, y que debían elegir su interlocutor para su particular “correspondencia”. El corto, superó esa primera expectativa de exhibición y distribución y prontamente comenzó a circular en diversos festivales internacionales.

Si bien, este cortometraje -casi mediometraje-, no forma parte de la conocida serie de “Todas las cartas, Correspondencias fílmicas” que permitió intercambios entre Víctor Erice y Abbas Kiarostami, José Luis Guerín y Jonas Mekas, Isaki Lacuesta y Naomi Kawase, Albert Serra y Lisandro Alonso, entre otros, lo cierto es que mantiene el mismo gesto respecto del tempo que marca el intercambio epistolar anterior a la emergencia de las nuevas tecnologías que permitieron el diálogo inmediato.

Sotomayor y Simón se envían cartas. Los recuerdos, ideas y sentimientos que allí se vuelcan, nos llegan a través de algunos fotogramas escritos, otras veces a través de la voz en off de las realizadoras. Estas voces y palabras se articulan con imágenes del pasado, también con imágenes del presente de la enunciación que comentan ese pasado y ensayan posibilidades para el futuro. Las cartas, tal como se sintetizan en el film, terminan condensando un tiempo y un espacio que, podríamos arriesgar, nacen como fragmentos no del todo articulados pero que aquí encuentran nuevos sentidos gracias a un brillante ejercicio de montaje.

Pero las realizadoras no comparten cualquier experiencia con su destinatario. Se trata de escenas en las que se retrata a las mujeres de sus familias. Simón, frente a la pérdida de su abuela, se pregunta sobre lo que resta cuando solo hay dos generaciones. Lanza preguntas de duelo y experimenta posibles respuestas: “Quién va a esperar que nos casemos? No voy a casarme. ¿Quién me hablará de mi madre? Yo te hablaré. Yo no conocí a tu madre”. Mientras las imágenes nos muestran la casa de la abuela en un nostálgico registro de Super 8 mm, imágenes de la realizadora, de su madre, sus hermanas. Por su lado, Sotomayor comparte sus registros de un tiempo caduco, las imágenes de sus abuelos, de su madre. Un tiempo de anhelo de democracia que se funde en el caos y la catástrofe de un momento adverso en el que la dictadura chilena sigue vigente. La dificultad para una mirada retrospectiva aparece también como un discurso reflexivo dentro del corto. Sotomayor se cuestiona si es posible hablar sobre su lugar de la infancia en medio de las circunstancias sociales y políticas actuales.

Finalmente, habría que señalar la impronta sobre el rol de la mujer que parece atravesar esos veinte minutos. La necesidad (o imposición) de ser madre y cineasta, la balanza que parece difícil equilibrar o el desafío que habría que temer. Simón nos narra la historia, como un cuento dentro de un cuento, de una madre que va a buscar a su hija de tres años a la guardería, pero ha olvidado la dirección y el nombre de la niña. Duelos -colectivos e individuales-, problemas de ascendencia y descendencia, la herencia y lo dado son algunos de los temas que se tejen en este bello diálogo que parece de a dos pero que multiplica sus voces.

CORRESPONDENCIAS
Correspondencias. España / Chile, 2020.
Dirección, guion y montaje: Carla Simón, Dominga Sotomayor. Producción ejecutiva: Carla Sospedra Salvadó, Guille Cascante, Josep María Casellas. Productora: Goroka para TVC.

Compartir

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here