Estreno Cine Gaumont.

La ópera prima del realizador y productor Matías De Leis Correa tras su experiencia en el cortometraje, explora los vínculos afectivos y las relaciones humanas en el seno de una familia disfuncional, donde la convivencia, las diferencias generacionales, los roles entre padres e hijos y el amor, forman parte de la cotidianeidad que transitan a diario.    

La historia narra un día en la vida de Catalina (Marisol Otero), una mujer separada, que media los cuarenta años, y que vive en la casa materna con su hijo Emanuel (Sebastián Sinnot) y su madre, Nilda (Graciela Muñoz), a quien cuida desde hace dos años cuando le diagnosticaron Alzheimer. Una enfermedad que le redujo el habla y la movilidad. 

Junto con Emanuel, Catalina organiza el cumpleaños número 70 de Nilda, a la que asistirán algunos familiares y amigos. Durante la reunión, saldrán a la luz algunos reproches y conflictos, que evidencian la inestabilidad emocional y el cansancio que atraviesa Catalina al ocuparse enteramente del padecimiento de su madre y dejar de lado su propia vida. Una situación que la enfrenta de cara a contradicciones tan humanas como inevitables.   

Desde el inicio, los acordes de una melodía nostálgica acompañan el drama de un retrato costumbrista ambientado en la actualidad y rodado en el interior de una casa que refleja el paso de un tiempo mejor. Los ambientes silenciados, y la resignación de Catalina frente al rostro impertérrito de su madre inmóvil (que dejó de ser quien era), transformó sus días en una rutina asfixiante, que compensa con las charlas abiertas con su hijo o con el porro que fuma con su mejor amiga. 

Si la música acompaña el tono intimista de la película, la reiteración del plano de una parra que cubre el patio de la casa, funciona de manera similar para dividir las secuencias de un relato construido con acciones mínimas, y una puesta en escena más teatral que cinematográfica, principalmente en las escenas familiares, lo que le resta fluidez narrativa. A esa falta de un ritmo sostenido, los personajes estereotipados y los diálogos ya transitados en cierto cine argentino tradicionalista, generan distancia y falta de empatía frente a la problemática que narra. 

A lo largo de la película, más cercana al formato estético de un telefilm, aparece una pequeña subtrama, que desvía el tema principal, asociada a los cambios de paradigmas actuales en relación a  la sexualidad. Emanuel, atraviesa una crisis de pareja e  indefinición sexual que la explícita con libertad junto a su madre, quien también se abre sobre su pasado. 

En su paso por los festivales, ganó el premio a Mejor Dirección y el Premio del Público a Mejor Largometraje en el ACTRUM International Film Festival. Y nominada a Mejor Largometraje en el Madrid Indie Film Festival y el Barcelona Indie Filmmakers Festival

“Convaleciente surge de la necesidad de sanar varias heridas y cerrar algunos ciclos para darle cursos a otros nuevos de la vida misma”, comenta su director, quien se inspiró en su abuela para el papel de Nora. Una vivencia, que se traslada a la película, atravesada por el sentimiento y los recuerdos personales.  

CONVALECIENTE
Convaleciente. Argentina, 2021. 
Dirección y guion: Matías De Leis Correa. Intérpretes: Marisol Otero, Sebastián Sinnott, Graciela Muñoz. Fotografía: Evelyn Flores. Montaje: Matías De Leis Correa. Sonido: Carla De Leis Correa. Producción: Matías De Leis Correa, Evelyn Flores, Florencia Montenegro, Facundo Acosta, Iara Gravagna. Duración: 108 minutos. 

Compartir