Estreno en salas.

Cuanta Bob Odenkirk (el protagonista de la serie “Better Call Saul”) que tuvo una situación personal que le hizo pensar que su vida podía correr peligro en cualquier momento, una de esas cosas que uno cree que no le ocurren a las estrellas de Hollywood. Un grupo de delincuentes entró a la casa de los Odenkirk y los tuvo prisioneros durante varias horas. Después de eso, el actor decidió entrenar y ponerse en forma pero además le comentó la historia a Derek Solstad, un amigo guionista que es también uno de los productores de la saga John Wick (John Wick 3: Parabellum, John Wick 2: Un nuevo día para matar) que protagoniza Keanu Reeves. En poco tiempo se sumó a las charlas un amigo productor de cine y entre los tres dieron forma a una idea que terminó siendo una película de acción y violencia desatada, Nobody.

Hitch (Odenkirk) es un tipo rutinario con un trabajo que le permite mantener a su mujer y a sus dos hijos, una niña y un chico adolescente, tiene un buen pasar en los suburbios y sus días transcurren sin sobresaltos. Esa información se cuenta en los primeros minutos y con una edición muy efectiva. Una noche entran a la casa un grupo de ladrones y el protagonista no reacciona de ninguna manera y le pide al adolescente que tampoco lo haga. La situación es horrible y violenta pero la familia sale ilesa. Por desgracia para los cacos un detalle despierta la ira de Huck y a partir de ese momento la película empieza a acelerar el relato y van apareciendo sorpresas.

La venganza de Huck arranca como una cuestión personal y para sorpresa del espectador y de quienes asaltaron la casa el empleado maduro, apático y rutinario resulta tener recurso suficientes para darles una verdadera paliza y mandar al hospital a uno de ellos. El más lastimado de los delincuentes resulta ser el hermano menor de un jerarca de la mafia rusa.

Todo lo que ocurre en los 92 minutos de película que siguen es de un vértigo inenarrable y muy divertido, tan divertido que queda flotando la idea de que tenemos un nuevo John Wick. El tiempo dirá si Odenkirk se transformará en un nuevo Liam Neeson y que derivará en una saga, por lo pronto tenemos esta película de pura acción con buena banda de sonido y nada menos que Christopher Lloyd (el Doc Brown de Volver al futuro) haciendo de padre de Odenkirk. Para los amantes del cine de acción, Nobody es una fiesta inesperada y encima va a las salas para ver en todo su esplendor el descontrol de este personaje ya maduro que está dispuesto a dar batalla.

NADIE
Nobody. Estados Unidos, 2021.
Dirección: Ilya Naishuller. Intérpretes: Bob Odenkirk, Connie Nielsen, RZA, Aleksey Serebryakov, Christopher Lloyd y Michael Ironside. Guion: Derek Kolstad. Fotografía: Pawel Pogorzelski. Edición: William Yeh y Evan Schiff. Música: David Buckley. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 91 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here