Estreno en salas y en Premier Access de Disney+.

Hubo un tiempo (que fue hermoso), en el que las películas inspiraban diversiones para parques de diversiones y para consolas de videojuegos. Después fueron las consolas las que inspiraban al cine y ahora llegó el turno de los parque que dan pié a películas. ¿Es importante de donde sale la inspiración? La respuesta es que lo único que importa es a dónde va a parar lo que se recauda y en este caso, ese lugar es, como ocurre cada vez más seguido, la caja registradora de Disney.

Lilly Hougthon (Emily Blunt) es una especie de arqueóloga que investiga la existencia de una flor mítica que supuestamente se halla en el Amazonas y que nace de un árbol cuya ubicación se ha perdido en la tiniebla de los tiempos desde que fuera descubierto por un colonizador español cuya expedición no se tiene noticias. Desde ese momento se han acumulado leyendas y mapas pero nadie ha podido dar con el ejemplar, que sería de vital importancia la cura de diferentes enfermedades. Pero en lo círculos académicos, Lilly debe valerse de su hermano McGregor porque estamos en 1916 y el machirulismo de los profesores no deja paso para que una mujer se empodere como es debido.

Lilly y su remilgado hermano roban un mapa y llegan al Amazonas donde rápidamente contratan a Frank (Dwayne Johnson), que tiene un barco de excursiones por la selva (igual al de una atracción de uno de los parques de Disney). Rápidamente aparecen otros interesados en la misma flor y un príncipe que trabaja con los alemanes (todavía no eran nazis pero el asunto funciona igual) y ya tenemos la trama principal.

Los que hayan visto mucho cine enseguida pensarán en Indiana Jones, en La momia, sin olvidarse de Tras la esmeralda perdida” de uno de los grandes discípulos de Steven Spielberg, el gran Robert Zemeckis, y si vieron mucho cine en serio, llegarán hasta la La reina africana con Humphrey Bogart y Katharine Hepburn. Lo importante y entretenido es que si trae el recuerdo de esas películas es porque se suma a ese grupo sin problemas. La química hace su magia y la pareja protagónica funciona, porque tanto Blunt cómo Johnson tienen el don de la comedia. Los diálogos son ingeniosos, ellos se prestan para la aventura física y los rodean con eficacia Edgar Rámirez, Paul Giamatti y Jesse Plemons.

No hay mucho que pensar, aventuras vertiginosas, toques de comedia y algo, pero casi ni molesta, de bajada de línea sobre género que es lo que exige la época. Una película familiar y de aventuras que no va a defraudar a nadie.

JUNGLE CRUISE
Jungle Cruise. Estados Unidos, 2021.
Dirección: Jaume Collet-Serra. Intérpretes: Dwayne Johnson, Emily Blunt, Édgar Ramírez, Jack Whitehall, Jesse Plemons, Paul Giamatti, Veronica Falcón, Dani Rovira y Quim Gutierrez. Guion: Michael Green, Glenn Ficarra y John Requa. Fotografía: Flavio Labiano. Edición: Joel Negron. Música: James Newton Howard. Distribuidora: Disney. Duración: 127 minutos. Apta para mayores de 13 años.

Compartir