Estreno en salas.

El llamado panelismo es un fenómeno que se desarrolla desde hace unos años en la televisión argentina (también mundial) y consiste en programas, infinidad de programas, de todos pero todos los canales, con un conductor o conductora rodeado de un grupo de personas que ofician de opinadores sobre un sinfín de cuestiones. El formato obedece a diferentes razones, pero tal vez  la principal es que se trata de envíos baratos, sin los costos de las ficciones o de programas periodísticos con un mínimo de rigor.

Ahora bien, lo antes dicho es bastante conocido, casi obvio, y es sobre la misma obviedad es sobre la que se monta La panelista, una película que recorre cada uno de los ítem que a priori se espera de un relato centrado en la cuestión de la tv basura, esto es: los escándalos, la ambición sin límites, el todo vale, la necesidad de figurar a cualquier costo, el despotismo, los canjes, etc.

A priori el punteo no debería ser arbitrario, pero al igual que en cualquier obra, el tema es el cómo. Y la puesta se decide por la estridencia, así, sin reparos. El ruido del guión, de las interpretaciones, hacen honor a el tema central de la película, aunque hay que decirlo, agrega elementos del thriller, aunque siempre sobre el mismo chirrido.

Así que de lo que se trata es de un thriller estridente o una comedia que primero aturde y luego llega al policial. Florencia Peña es Marcela, una panelista del montón que hace lo suyo en el programa de Chiqui (Favio Posca), mal bicho, peor jefe, desalmado hasta más no poder y una de las estrella del canal que dirige Claudia (Soledad Sylveira).

Desde el comienzo, Marcela está detrás de un canje para una cirugía que le disimule el inevitable paso del tiempo y poder permanecer en el panel que comparte con otra mujer más joven (amante del conductor), otro que cubre los “policiales” y uno más, otro que está a punto de comenzar su propio programa.

Todos los personajes corresponden a algún estereotipo de la televisión, casi sin matices, al igual que la historia, que ofrece lo esperable. Sin embargo, hay un accidente, luego otro pero con desenlace fatal, un asesinato y después hasta un caso de gatillo fácil. Es ese vuelvo el que le insufla algo de originalidad al relato (es inevitable recordar con cierta nostalgia Todo por un sueño, de Gus Van Sant con Nicole Kidman), pero claro, el problema sigue siendo cómo, en una película en donde solo sobresale Campi, que se le nota madera para dar más allá del papel que le tocó como un panelista que quiere ser respetado en el rubro policial.

LA PANELISTA
La panelista. Argentina/ Chile, 2021.
Dirección: Maximiliano Gutiérrez. Guión: Maxi Gutiérrez, Gonzalo Salaya, Azul Lombardía y Jorge Maestro. Intérpretes: Florencia Peña, Favio Posca, Martín “Campi” Campilongo, Soledad Silveyra, Diego Reinhold, Laura Cymer, Gonzalo Valenzuela y José Luis Gioia. Fotografía: Hugo Colace. Montaje: Agustín Rolandelli. Música: Octavio Stampalia. Duración: 90 minutos.

Compartir