Estreno en salas.

Hay que empezar a pensar en Ryan Reynolds como un autor, hay algo que sus películas empiezan a dibujar como un mundo propio junto a algunas ideas sobre el entretenimiento que hace que podamos hablar de un “Cine de Ryan Reynolds”. Establecida esa idea, nos metemos ahora en la película de la que Reynolds es el protagonista y motor de la producción.

El director Shawn Levy es conocido por comedias como Una noche en el museo  y seguramente su mayor éxito han sido los capítulos que dirigió de la serie “Stranger Things”, mientras que los dos guionistas (Matt Lieberman y Zak Penn) tienen varios hits por separado y en particular Penn, queparticipó en El último gran héroe y de Ready Player One. Sabemos que no siempre las combinaciones funcionan o logran tener química, pero sí se cumplen en Free Guy.

En el inicio hay claro guiño a The Truman Show, todo es perfecto en el mundo de Guy (Reynolds) hasta que entran unos ladrones a la sucursal del banco donde trabaja y es humillado por uno de los asaltantes. El mundo de Guy es el de un juego que se llama Free City y él es apenas uno de los personajes secundarios del juego – no se indignen por este comienzo, que es lo que se cuenta en el tráiler-, a los pocos minutos de película Guy muestra conductas que no están previstas y entonces pasamos al otro lado de la pantalla. Vemos a los programadores entre los que se encuentra Walter “Key” McKeys (Joe Keery) uno de los creadores del juego original que es un empleado más de Antwan (Taika Waititi) el dueño de la empresa que lanzó el juego. Walter y su amiga Millie (Jodie Comer) crearon la base sobre la que Antwan edificó Free City. Walter siguió en la empresa pero Millie se alejó y lleva adelante un juicio contra su ex jefe. El problema es que para ganar ese juicio debe recuperar el código original y para eso hay que meterse en el corazón del juego, cosa que hace Millie a través de su avatar, Molotov Girl.

La película es vertiginosa, llena de guiños, menciones cinéfilas y para los gamers. La primera hora, en la que Guy se va volviendo independiente y se cruza con Molotov Girl, mete al espectador de lleno en las dos historias y utiliza la comedia romántica como una forma de que los dos mundos se conecten

La sensación que deja Free Gu  es que uno está viendo una película que puede ser un clásico a futuro, pero cuando llega el final se pierde el vértigo y hay que decir que un poco tropieza donde tropiezan otras películas en las que se trata de hablar de la realidad y la “realidad virtual”. Lo cierto es que la película es ideal para ver en pantalla grande, con momentos de emoción y un elenco que funciona muy bien, en especial Taika Waititi, en su rol de villano. Porque ya sabemos, un buen villano consolida a las películas de este tipo.

FREE GUY: TOMANDO EL CONTROL
Free Guy. Estados Unidos, 2021.
Dirección: Shawn Levy. Guion: Matt Lieberman y Zak Penn. Intérpretes: Ryan Reynolds, Jodie Comer, Lil Rel Howery, Utkarsh Ambudkar, Joe Keery, Taika Waititi, Britne Oldford, Camille Kostek, Jamaal Burcher, Bob Gilliam, Matty Cardarople, Owen Burke y Leah Procito. Música: Christophe Beck. Fotografía: George Richmond. Distribuidora: Disney (Twentieth Century Studios). Duración: 115 minutos.

Compartir