El realizador santafesino Esteban Cadoche estrenará el sábado el documental Néstor, su huella, un relato que recorre la presidencia de Néstor Kirchner y su decisiva influencia en la política argentina reciente, con materiales de archivo, momentos ficcionados y testimonios de políticos destacados como Luiz Inácio Lula da Silva y Alberto Fernández.

El retrato suma, también, a periodistas, dirigentes sociales y personas de diferentes sectores que cuentan cómo las políticas iniciadas en el mandato de Kirchner influyeron en sus vidas.

La película, producida, entre otros, en asociación con el Grupo Octubre y el Ministerio de Cultura de San Fe, tuvo un preestreno en el Centro Cultural Kirchner (CCK) y el sábado 14, además de exhibirse en el Centro Cultural El Solar de las Artes de Sadop en la capital de Santa Fe, podrá verse de manera online adquiriendo las entras a través de la plataforma Passline.com.

Cadoche, militante social, abogado y docente, dirigió Relatos de familia y Rodolfo Walsh, el documental, además de la serie “Crónicas rebeldes”, considera que el filme sobre el expresidente “lo hice porque estoy convencido de que era necesario”.

Y entre los fundamentos de la decisión señala que “hay más de cinco millones de pibas y pibes de 16 a 30 años que por su edad no saben quién fue o saben muy poco sobre lo que hizo Néstor”.

¿Por qué esta película y qué la diferencia de otras que se hicieron sobre su figura, como Néstor Kirchner, la película, de Paula de Luque o NK, de Adrián Caetano?
No tomé referencias de ningún tipo, simplemente fui fiel a lo que me había propuesto, las comparaciones podrán hacerlas, o no, los espectadores. Es importante decir que esta película no es un panfleto, no podría hacer algo así porque no le sirve a nadie, Kirchner hizo mucho y lo suficientemente bueno como para que eso sea necesario. Tampoco es una película para convencidos y por eso no está plagada de discursos sino que está lo más importante que dijo Néstor entre 2003 y 2010. Está hecha con materiales de archivos, pero el alma son los testimonios de personajes públicos como Alberto Fernández, Lula Da Silva, Mayra Arena o Julia Mengolini, junto a gente desconocida, mujeres y hombres del pueblo que cuentan en primera persona cómo les cambió la vida su gobierno. El impacto del documental en la gente pude verlo cuando el 4 de agosto hicimos un preestreno en el CCK, fue maravilloso. Llegamos al corazón de los espectadores, hubo emoción y muchísimas lágrimas, y es raro que eso lo provoque un documental histórico que, tengo que mencionarlo, tiene la bellísima música de José Luis Castiñeira de Dios.

¿La película tiene la ambición de reflejar un momento determinado de la historia?
Si, mi intención es que la película sea un documento histórico de la primera década del siglo XXI, que tuvo a Néstor Kirchner como protagonista central.

Desde el colapso del gobierno de De la Rúa hasta su muerte, “Néstor, su huella” recorre los hitos de la gestión de Kirchner. ¿Cómo fue el criterio de esa elección?
Era necesario contar las políticas troncales desplegadas no solo en su gobierno sino hasta su muerte, ya que fue junto a Cristina Fernández la figura central de la política argentina hasta su fallecimiento. A mi juicio Néstor devolvió la confianza en la política como instrumento de transformación, recuperó la industria, el trabajo formal, los salarios y jubilaciones dignas; promovió la unidad de América latina, generó las iniciativas que cambiaron la vida de las mujeres en la Argentina, como por ejemplo las jubilación de las amas de casa, la moratoria que benefició también a millones de hombres y mujeres a los que sus patrones no les habían hecho los aportes y pudieron jubilarse. Y a eso se le suma la política de derechos humanos, que posibilitó juzgar a los genocidas, la igualación y ampliación de derechos y el estratégico impulso al desarrollo de la ciencia y la tecnología.

El relato intercala entrevistas a políticos destacados como el exmandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y el actual Presidente Alberto Fernández, junto a periodistas, dirigentes y testimonios de personas que fueron favorecidas por las políticas de Kirchner. ¿En algún momento pensaste en incluir miradas opositoras?
En lo conceptual, está la mirada opositora en fragmentos de los programas televisivos de Mirtha Legrand o de Mariano Grondona con terratenientes, y en que el material de prensa gráfica elegido es básicamente de los medios opositores militantes, como Clarín, aunque hay tapas de ese diario de la época en que convivía armónicamente con Kirchner. Y por otro lado, son tantas y tan perversas las infamias y falsedades que se han dicho desde la oposición desde 2010 sobre ese periodo, que no merecen respeto.

¿Por el carácter de la propuesta creés que la película va a ser tomada como un relato militante? ¿Cómo la definirías?
No es un panfleto, lo que no quiere decir que yo no tenga opinión formada. Creo sin duda que entre 2003 y 2010 fue el periodo más transformador y recuperador de derechos del último medio siglo, junto con los años los años comprendidos entre el 2010 y 2015. Y está mostrado en los hechos, no en mis opiniones.

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir