El director Lucas Turturro, que estrenó en cines y en la plataforma Cine.Ar Play su primera ficción, Cómo mueren las reinas, afirmó que la decisión de contar una historia protagonizada por mujeres parte de su admiración por los personajes del relato, “son muy valientes, arman sus estrategias, toman sus decisiones y aunque temen, no se paralizan” y agregó, “Yo me veo reflejado en los personajes”.

Cómo mueren las reinas se encuadra en el trhiller psicológico, con un relato claustrofóbico en donde Juana (Malena Filmus) y Mara (Lola Abraldes), son dos hermanas que conviven con una su tía Inés (Umbra Colombo) en una casona alejada del pueblo con muy poco contacto con el exterior y trabajando en la producción de miel de abejas. La tensión entre las tres es evidente, en un día a día en donde se combinan cierta violencia larvada de Juana, el despertar de la pubertad de Mara y los secretos de Inés. El trabajoso equilibrio empieza a desvanecerse con la llegada de Lucio (Franco Rizzzaro), un primo de la ciudad que viene a pasar unos días al campo y que con su presencia señala el camino hacia la tragedia.

Como señala Turturro, “más que el sexo, el tema de la película es el deseo” y explica, “El problema es cuando el deseo se estanca. Ahí es cuando el deseo se vuelve veneno”, afirma el director, responsable de los documentales Un rey para la Patagonia (2011), Mención Especial en la 25.º Edición del Festival Internacional de Mar del Plata y el 24º Festival Internacional de Cine de Málaga; y de las series “Caudillos” (2009), “1945, el mundo después”, “Detrás de todo encuentro” (2015), y “Los visuales” (2016).

Cómo mueren las reinas participó en la Competencia Oficial de la 24ta edición del Festival de Málaga y en la Competencia Argentina del Bafici 2021.

¿Por qué en tu primera película de ficción abordás el mundo femenino, qué era la que querías contar?
Hay una mirada de la adolescencia y de la condición femenina donde estas mujeres no necesitan “encontrarse a sí mismas”.  Son personajes deseantes, dispuestas a todo, aunque la experiencia resulte feroz. Juana y Mara son conscientes del poder que tienen y están dispuestas a ejercerlo. Son personajes muy valientes, arman sus estrategias, toman sus decisiones y aunque temen, no se paralizan.   Yo me veo reflejado en los personajes, en especial en el de Juana, la entiendo.

El relato tiene un contexto de encierro con un personaje que llega de afuera y dispara una serie de sucesos trágicos, casi como un virus en esa familia. ¿La pandemia tiene algo que ver con la atmósfera asfixiante?
El verdadero tema creo que uno lo descubre cuando termina de hacer la película.  Sin dudas se puede hacer una lectura de la pandemia en la película. El contexto en el que se ve una obra siempre da posible relecturas. Dentro de 20 años la película seguramente tenga otro significado.

¿La pulsión del sexo es el eje de la historia, fue un elemento clave en el desarrollo del guion?

Más que el sexo, el tema de la película es el deseo. El sexo es una expresión muy clara, o la más clara, del deseo. El problema es cuando el deseo se estanca. Ahí es cuando el deseo se vuelve veneno.

Cada uno de los tres personajes femeninos tiene su propia agenda y a la vez, hay casi una relación endogámica entre ellas. ¿Esta tensión estuvo presente desde el inicio del proyecto?
Sí, el guion de Constanza Boquet en parte habla de eso. Yo creo que la convivencia, con el tiempo y sea con quién sea, termina resultando endogámica. Lo que sucede en esta película es que se amplifica por el encierro. Durante el aislamiento, en esta pandemia, seguro a muchos les sucedió y lo vivieron como una película de terror o un thriller psicológico.

¿Las abejas, que son el sustento de la familia, reflejan una organicidad que las mujeres no logran consolidar?
Eso fue un aporte del productor Mauro Guevara, que colaboró con el guion, tratando de hacer una mejor película mejor y defendiendo siempre la propuesta artística. Fue mi espejo en todo el proceso y a veces uno se pelea con su propio reflejo, y a veces se ama.

¿Cuáles son tus referencias, la película en particular tiene algún modelo?
No hay modelo. No me sale. Quizás es el resultado de un cóctel de influencias inconscientes: desde Leonardo Favio a Xavier Dolan, pasando por el trap y Netflix.

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir