Estreno en el Malba.

El regalo de una cámara Sony 8mm le permitió a una niña de diez años comenzar a filmar mientras jugaba. Nunca imaginó la importancia que, años más tarde, tendrían esas imágenes registradas con inocencia y calidez. Aquella infancia feliz junto a sus padres y hermanos, quedaría como testimonio de un pasado que cambió para siempre, a partir del estallido de la Fabrica Militar de Río Tercero a mitad de los noventa.

Veinticinco años después, el registro fílmico de sus videos caseros junto al archivo periodístico sobre la tragedia, se combinan a través de la voz en off de la realizadora para contextualizar los hechos, exponer la verdad y las consecuencias fatídicas que provocó la explosión de miles de proyectiles sobre el pueblo.

La ópera prima de la cineasta cordobesa Natalia Garayalde construye un relato íntimo y testimonial, en el cual denuncia la gravedad de un suceso inédito que destruyó la zona cercana a la fábrica, mató a siete personas, dejó a centenares de heridos y a muchos afectados por la contaminación de los compuestos que contenían los proyectiles. También da luz a las distintas versiones que fueron llevadas a juicio y manejadas en connivencia con el poder político menemista, del cual el ex mandatario salió absuelto.

Esquirlas pone en diálogo al pasado con el presente, no sólo por la revisión del material, sino para apelar a reflexionar sobre el grado de vulnerabilidad y desprotección de los habitantes que quedan a merced de la negligencia y corrupción gubernamental. Las marcas de la realizadora contienen las heridas de esas esquilar que vio caer como una lluvia despiadada arrebatándole la felicidad.

ESQUIRLAS
Esquirlas. Argentina, 2020.
Guion y dirección: Natalia Garayalde. Edición: Julieta Seco y Martín Sappia. Sonido: Federico Disandro. Producción: Eva Cáceres (Punto de Fuga Cine). Duración: 70 minutos.

Reseña publicada en oportunidad de la cobertura de la 352 edición del Festival de Mar del Plata (2021).

Compartir