Con una gala en donde además de proyectarse Yi Miao Zhong (Un segundo) de Zhang Yimou como película de apertura se entregó el premio Donostia a la trayectoria a la actriz francesa Marion Cotillard, ayer comenzó de manera presencial la 69na. edición del Festival de San Sebastián, en el norte de España, que como en otros años, presenta una fuerte presencia argentina.

Camila saldrá esta noche (Inés Barrionuevo) en la Competencia Oficial, Carajita (Silvina Schnicer y Ulises Porra) y Ese fin de semana (Mara Pescio) en New Directors; Jesús López (Maximiliano Schonfeld), El empleado y el patrón (Manuel Nieto Zas), Azor (Andreas Fontana) y Piedra noche (Iván Fund) en Horizontes Latinos; y Competencia Oficial (Gastón Duprat y Mariano Cohn) en Perlak, son algunas de las películas argentina que pueblan los diferentes apartados del festival, a las que se suman en las secciones paralelas Vortex de Gaspar Noé en Zabaltegi-Tabakalera y Ob Scena de Paloma Orlandini Castro, incluida en Nest, el espacio en donde los estudiantes de cine de todo el mundo compiten con sus cortos.

“Camila saldrá esta noche”, en la competencia oficial de San Sebastián.

“El cine argentino siempre tienen una fuerza muy grande en San Sebastián” afirma sin dudar el presidente del festival, José Luis Rebordinos.

Lo cierto es que la participación nacional en el festival donostiarra es la oportunidad de medirse con títulos y autores de todo el mundo, en donde conviven ecléticamente el maistream, las tendencias cinematografías más relevantes y las figuras a nivel global, que como dice Rebordinos, “es un esquema con el que llevamos varios años y nos funciona muy bien”.

“The French Dispatch”, de Wes Anderson.

Además del Donostia a Marion Cotillard, también recibirá el galardón Johnny Depp, mientras que en la extensa lista de visitas a San Sebastián figuran Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Jessica Chastain, Javier Bardem, Antonio Banderas, Dolores Fonzi, Louis Garrel, Vincent Lindon y Stanley Tucci, solo para mencionar algunas de las presencias relevantes de este año.  

Y claro, la expectativa por la proyección de las nuevas películas de Laurent Cantet (Arthur Rambo), Wes Anderson (The French Dispatch), Louis Garrel (La Croisade), Terence Davies (Benediction), Todd Haynes (The Velvet Underground), Ryusuke Hamaguchi (Wheel Of Fortune And Fantasy), Sean Baker (Red Rocket) y François Ozon (Tout s’est bien passé), entre muchas otras, además de las nuevas figuras, los encuentros y homenajes.

“Wheel Of Fortune And Fantasy”, de Ryusuke Hamaguchi.

¿Cuáles son las principales novedades de esta edición del Festival de San Sebastián?
No hay grandes novedades porque llevamos es un esquema con el que llevamos varios años y nos funciona muy bien, entonces lo que hacemos es intentar llenarlo de contendido, en las últimas ediciones lo que hicimos es que el festival tuviera cada vez mayor presencia de la industria, que no sea solo un festival de público y en esa línea es la que fuimos trabajando

Una vez más el cine argentino tiene una fuerte participación en el festival. ¿Ocupa un lugar particular en Donostia? 
El cine argentino siempre tienen una fuerza muy grande en San Sebastián, primero porque hemos tenido siempre una muy buena relación con una persona clave como Bernardo Bergeret (director ejecutivo de Ventana Sur), alguien que ha movido el cine argentino por todo el mundo, siempre ayudándonos con amabilidad, eso ha sido muy importante para que nos situáramos con fuerza frente a la industria argentina, luego y con permiso del resto de Latinoamérica, para mi es la cinematografía más potente que existe en estos momentos en esa región.

¿Cuáles son las razones para los premios Donostia a la trayectoria de Marion Cotillard y Johnny Depp?
Como hacemos siempre, buscando figuras a las que admiramos, respetamos y nos gusta mucho su trabajo. En el caso de Marion Cotillard es alguien que intentamos hace años darle el Donostia y sabíamos que iba a disponer unos días porque estaba promocionando Bigger than us, de Flore Vasseur, una película sobre la sostenibilidad y el cambio climático, así que nos movimos y hemos conseguido que venga. Para nosotros es increíble porque es una de las grandísimas actrices del cine actual.
En cuanto a Johnny Depp, lo tuvimos el año pasado presentando Crock of Gold como productor, hubo una muy buena relación, a la gente le dio mucha pena no poder sacarse selfies y autógrafos con él, entonces decidimos ofrecerle el premio para que los espectadores pudieran disfrutarlo, pero lamentablemente seguimos con las medidas de restricción por el Covid, así que solo lo podrán gozar de su presencia por el cine y en los actos con los medios de comunicación.

La ciudad y sobre todo el público apoyan fuertemente al festival. ¿Ese sostén se mantuvo intacto hasta el presente?
Si, la ciudad y el público nos apoyan, somos un festival de público, incluso el año pasado ese apoyo se mantuvo intacto porque realmente se llenaron las salas aunque a un 50 por ciento, por el covid. Para nosotros es muy importante.

Tanto el año pasado como en esta edición, el festival se hizo de manera presencial, casi una declaración de principios en medio de la pandemia. ¿Cuál es el futuro en este contexto que se puede repetir, al que se le suma el streaming generalizado que adoptaron otros prestigiosos festivales? 
Para nosotros el cine hay que verlo en salas, luego hay otras opciones, es decir, no estamos en contra de las plataformas o de los dispositivos electrónicos, pero la mejor manera es ver una película es en las salas de cine, lo hemos defendido y lo seguiremos defendiendo. Nunca vamos a hacer un streaming generalizado.

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir