Todos los domingos de octubre a las 18 en el Malba.

Que la música está hecha también de silencios ha sido dicho más de una vez y ha sido demostrado por gran cantidad de grandes músicos, desde Charly García hasta Antonio Carlos Jobim, solo por nombrar dos artistas de distintos estilos. A medida que avanza Vilca, la magia del silencio, el espectador se va involucrando en el arte de ese guitarrista jujeño, cuyo trabajo fue una especie de secreto reservado para pocos. 

El documental de Ulises de la Orden y Germán Canteros se construye a través de los testimonios de músicos que lo acompañaron, de sus hijos, de su primera compañera, pero sobre todo del paisaje y la gente. El entorno es vital para comprender el arte de un artista que traía una sabiduría ancestral incorporada. Un músico que literalmente sacaba música de las piedras de su lugar en el mundo.

Los testimonios de todos a los que Vilca llegó con su forma pedagógica de transmitir su arte, ya fuera tocando la guitarra o creando un hecho artístico con las campanas de una iglesia, completan en la película un mosaico para asomarse a la vida del músico.

El resultado de este documental es el de ir a escuchar los únicos cuatro discos que Vilca dejó registrados y eso es lo mejor que se puede decir de una película, que saca a la luz a un músico que pocos llegaron a conocer y menos aún lo han podido escuchar en vivo. Ese es lo mejor del trabajo de la dupla De la Orden-Cantorever, un relato que destaca una forma artística única y frágil, que deja en los espectadores la sensación de que los registros que han quedado en los discos son apenas una parte del iceberg que Vilca tenía para mostrar.

VILCA, LA MAGIA DEL SILENCIO
Vilca, la magia del silencio. Argentina, 2020.
Dirección y guion: Ulises de la Orden y Germán Cantore. Fotografía: Federico Bracken. Cámara: Agustina Lasagni. Sonido: Diego Martínez. Edición: Germán Cantore. Música: Ricardo Vilca. Duración: 96 minutos.

Compartir