Estreno en Amazon Prime Video.

Yo quiero a Lucy”, que fue pionera de lo que después conocimos como comedias de situaciones o sitcom, convirtió a sus protagonistas en estrellas que además, fueron los productores del programa a través de su empresa Desilu. Being Ricardos es la nueva película de Aaron Sorkin (El juicio a los 7 de Chicago y Apuesta maestra, además de series para tv que hicieron historia como “The West Wing” y “The Newsroom”) y es un homenaje a aquella televisión de los años 50, a Lucille Ball y a su marido Desi Arnaz.

Para la realización de esta película contó con Nicole Kidman para que personifique a la gran comediante y con Javier Bardem para la caracterización del exiliado cubano que vio morir a su familia “a manos de los bolcheviques”, según dice cuando le recuerdan su origen caribeño, pese a que todavía no se había producido la  revolución que llevaría al poder a Fidel Castro. No creo que Sorkin tenga esos problemas con la historia, así que debe haber habido algún problema con la traducción. Pero avancemos en lo que importa, la película se concentra en una semana especial en la vida del matrimonio y su relación con la cadena y los anunciantes que apoyaban al show. Lucille de repente cayó en la mira del Comité de Actividades Antinorteamericanas, que dirigía el senador Joseph McCarthy que sospechaba que toda América estaba bajo la amenaza del comunismo y plagada de infiltrados sobre todo en el estado y en el mundo del espectáculo.

La cadena de televisión está preocupada por la situación de su estrella. La noticia de la investigación se conoce un domingo a la noche en un popular programa periodístico y tienen una semana para saber si Lucy cayó o no en desgracia. Mientras eso ocurre y pesa como verdadera espada de Damocles en la grabación del programa del viernes de esa semana. Pero al mismo tiempo, el matrimonio atraviesa una crisis, porque Desi Arnaz es acusado por una revista de chismes por su vida un poco licenciosa (con foto y todo). Mientras pasa esto, Lucy trata de imponer sus criterios, su mirada humorística y sus ideas sobre algunas situaciones de la serie que la dejan a ella como una ama de casa un poco “tonta”. Todo ese fárrago de temas es manejado con destreza por Sorkin, que no por nada es uno de los grandes guionistas de esta época, aunque también hay que decir que uno de su fracasos fue la serie Studio 60, en la que se contaba la vida dentro de un show humorístico al estilo de SNL (Saturday Night live), que terminó siendo la despedida de Sorkin de la TV y de ahí en más trabajo para HBO y para el cine.

Todo el conjunto es fascinante, Nicole Kidman -que siempre mostró dotes para la comedia-, es una Lucille Ball que sorprende, aunque se parezca poco y nada,  Javier Bardem es un muy aceptable Desi Arnaz y la película gana mucho cuando combina las internas de en los pasillos del canal y la realización del show que les permite a los actores copiar el estilo que se usaba en esa época de la tele en blanco y negro. Una curiosidad es que justamente este año, Marvel usó ese estilo en “WandaVision, una de sus exitosas  series en la plataforma Disney.

La pluma de Sorkin está en un punto inmejorable y sigue haciendo que el espectador se sienta respetado y casi tan inteligente como lo que ve en pantalla. Los temas que toca el guión van desde las internas y la posición política de los protagonistas, hasta la mirada social que en los cincuenta aplicaban los medios y la sociedad sobre las mujeres.

Para quienes no conozcan la historia, les contamos que el conflicto que se ve dentro de la pareja durante la película que acaba de subir Prime/Amazon estalló años después y los protagonistas de la serie, que en su punto culminante sumaba sesenta millones de espectadores, les regalaron a sus seguidores un divorcio mediático que anticipó otras separaciones que años después serían el consumo habitual de los medios. Ellos fueron pioneros también en eso.

BEING THE RICARDOS
Being the Ricardos. Estados Unidos, 2021.
Guion y dirección: Aaron Sorkin. Intérpretes: Nicole Kidman, Javier Bardem, J.K. Simmons, Nina Arianda, Tony Hale, Alia Shawkat, Jake Lacy, Linda Lavin, Ronny Cox, John Rubinstein, Clark Gregg, Nelson Franklin, Jeff Holman, Jonah Platt, Christopher Denham, Brian Howe y Ron Perkins. Fotografía: Jeff Cronenweth. Edición: Alan Baumgarten. Música: Daniel Pemberton. Duración: 131 minutos.

Compartir