La asistencia a los cines durante 2021 muestra cifras lejanas a los años previos a la pandemia del Covid-19, pero como ocurre desde hace muchos años, un “tanque” estadounidense encabeza la taquilla local, en este caso Spider-man: Sin regreso a casa, que convocó a 2.035.929 espectadores en solo 11 días y 502 pantallas.

El impulso que le dio a la cartelera el filme de Jon Watts con Tom Holland como el famoso personaje arácnido, hizo que el alicaído 2021 tuviera un ascenso vertiginoso de venta de entradas en diciembre, con 2.940.263 de tickets, un récord que supera el 1.490.986 espectadores que asistieron al cine el mismo mes pero en 2019, el último año de pleno funcionamiento de las salas de cine.

“Desde la apertura de las salas, el público mes a mes fue creciendo” -analiza el responsable de Contenidos y Comunicación de la consultora Ultracine, Ezequiel Dalinger– y diciembre será un mes récord, superando a diciembre de 2019 y a diciembre de 2015, el año más taquillero de la historia argentina”.

Las cifras de Spider-man: Sin regreso a casa son abrumadoras para el mercado local y para el internacional.

Si en Argentina el filme es el más taquillero de todos los «Spider-Man”, en su segundo fin de semana superó los mil millones de dólares en la taquilla mundial, convirtiéndose así en el primer título que alcanza esa cifra en pandemia, pero además, lo ubica a la par de las entregas de la saga «Avengers» de 2018 y 2019, con performances similares.

En este contexto, el cine producido en el país en 2021 tuvo una presencia casi testimonial, con pocos espectadores y como es la norma en los últimos años, luchando por conseguir pantallas frente a las mega producciones estadounidenses.

La película nacional más vista del año fue Cato, opera prima de Peta Rivero y Hornos con el popular freestyler Tiago PZK, que llevó 63.052 espectadores a las 110 salas que consiguió la distribuidora Disney.

Ubicada en el puesto 38 de ranking total de estrenos del año, el rendimiento de Cato fue de 573 tickets vendidos por pantalla de exhibición, seguido por Yo nena, yo princesa (puesto 46), que con 37.500 entradas vendidas y 53 pantallas disponibles, promedió poco más de 707 espectadores por sala, bien lejos de las 4.000 personas que vieron Spider-man: Sin regreso a casa en cada cine.

Tiago PZK debutó en el cine con «Cato», la película nacional más vista del año.

El cierre de los cines en buena parte del 2020 y de 2021 hicieron que los potenciales espectadores se volcaran obligadamente a las numerosas plataformas de streaming disponibles. A eso se le sumó que una cantidad considerable de hogares posee televisores de alta gama, con lo que se resintió el hábito de ir al cine.

Con pocas bocas de exhibición comercial, las películas argentinas se refugiaron casi por completo en los Espacios Incaa –salas que dependen del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales– y en Cine.Ar.

La plataforma, que tiene un catálogo gratuito de películas, series y cortometrajes argentinos, en su sexto aniversario alcanzó los 2.008.996 de usuarios activos registrados, lo que la transforma en la segunda plataforma de streaming del país con mayor cantidad de consumidores, según informó el Incaa a través de un comunicado.

El catálogo superó los 11 millones de visualizaciones totales, segmentadas en más de 5,4 millones de películas, 4,7 millones de series y 1,2 millones de cortos.

Lo cierto es que como consecuencia de las restricciones sanitarias impuestas por el Covid-19, la evaluación del 2021 inevitablemente engloba al 2020.

“El cine argentino había comenzado un excelente 2020, para marzo El robo del siglo había superado los dos millones de espectadores, obteniendo para el cine local una cuota de mercado del 24 por ciento”, explica Ezequiel Dalinger, que contrapone ese panorama al actual.

“En 2021, la película argentina más vista fue Cato, con 63.052 entradas y la cuota de mercado del cine nacional no supera el 2 por ciento”, concluye el consultor de Ultracine.

La caída en la venta de entradas a partir del cierre de los cines durante Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en buena parte del año pasado y en menor medida en este, provocó una catástrofe en el sector.

Según datos de la Gerencia de Fiscalización del Incaa, en 2019 se cortó un total de 48.794.870 tickets, un año después y pandemia mediante, la cifra se derrumbó a 8.983.311 y en 2021 remontó hasta los 13.485.784. Es decir, sumados los dos años atravesados por la pandemia, se vendieron 26 millones de entradas menos que el último año libre del virus del Covid-19.

Para tener un panorama cabal de la desigualdad que soporta el cine argentino frente a las producciones de Hollywood -el resto del cine mundial casi desapareció de la cartelera local-, la lista de las primeras 10 películas más taquilleras del año está ocupada pura y exclusivamente por producciones estadounidenses.

Los diez títulos de UIP, Disney y Warner Bros, totalizaron 7.058.413 entradas vendidas, mientras que la misma cantidad de películas argentinas alcanzó durante 2021 los magros 202.000 espectadores, con la particularidad de que Cato, líder de la recaudación nacional, fue distribuida por la major estadounidense Buena Vista-Disney.

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir