Estreno en salas.

Luego del polémico estreno de No miren arriba de Adam McKey, sobre la inminente extinción de la humanidad a causa del impacto de un meteorito; la impronta preapocalíptica vuelve a ser el tema principal de la ópera prima La última noche, de la directora y guionista inglesa Camila Griffin.

A diferencia de la película norteamericana, en Silent Night los ciudadanos enfrentan un virus que se expande por el aire a través de nubes tóxicas como consecuencia del desastre ambiental en el planeta. A través de los medios y el gobierno los habitantes saben que esa será su última noche, con lo cual un grupo de amigos se reúnen para celebrar la Navidad en la casa de campo del matrimonio de Nell (Keira Knightley) y Simon (Matthew Goode) junto a sus hijos. Durante ese encuentro-despedida al que asistirán tres parejas más interpretadas por Annabelle Wallis, Sope Dirisu, Lily-Rose Depp, Lucy Punch y Kirby Howell-Baptiste; cada uno de ellos tendrá la posibilidad de enfrentar su destino como sólo un buen british puede hacer.  

En tono de comedia negra familiar, donde las disputas y los sarcasmos hacen de la cena navideña un encuentro dinámico de roles y estereotipos bien diferenciados; el dilema existencial que enfrentan los personajes ante su posible desaparición, genera el clímax que impulsa la película a ir más allá de la catástrofe ambiental para virar sobre cuestiones socio-políticas.

La realizadora hace énfasis en la dominación que ejercen los medios y el sistema monárquico– al que se critica tímidamente- sobre la clase privilegiada a la que pertenecen sus protagonistas, al imponerles cómo deben vivir y morir dignamente a causa del virus que se aproxima. Lo contrario de esa situación reside en los excluidos sociales, que a nadie le importa si sufren al morir, porque en definitiva están fuera del sistema.

En virtud de ese trasfondo desigual y mezquino del mundo adulto, el relato hará foco en el punto de vista del joven Art (Roman Griffin, hijo de la directora y protagonista en Jojo Rabbit), a quien se le otorga una mirada crítica e idealista sobre las posturas de sus padres, Nell y Simon, cuestionando los mandatos sociales y familiares que lo rodean.    

“Con Silent Night, quería crear una exploración metafórica de la moral y de los valores emocionales de la clase alta británica, expresa su directora. Puesto que heredamos los pecados de nuestros mayores, serán nuestros hijos quienes hereden nuestros errores y, dado que a los niños casi siempre se les niega la voz (…)”

Presentada en la 54º Edición del Festival de Sitges donde obtuvo el premio a Mejor guion, La última noche es un buen inicio en la carrera de Camille Griffin, quien parece tener mucho que decir antes que el mundo colapse.

LA ÚLTIMA NOCHE
Silent Night. Reino Unido, 2021.
Dirección y guion: Camille Griffin. Intérpretes: Keira Knightley, Matthew Goode, Lily-Rose Depp; Roman Griffin Davis; Annabelle Wallis; Lucy Punch; Sope Dirisu y Kirby Howell-Baptiste. Productores: Celine Rattray, Trudie Styler, Matthew Vaughn. Montaje: Pia Di Ciaula, Martin Walsh. Fotografía: Sam Renton. Música: Lorne Balfe. Duración: 90 minutos.

Compartir