Estreno en salas.

Un encuentro fortuito en un vuelo Roma – Buenos Aires que se suspende por un paro de pilotos, une al músico uruguayo Iván (Alan Daicz) con Michelle (Florencia Raggi), una actriz argentina de fama mundial. La pareja echa chispas con la primera mirada y la espera de que se supere el conflicto gremial hace que ambos pasen la noche en un hotel. En el hotel se celebra una «Noche Americana», porque esperan el arribo de una delegación de gringos por una convención sobre aceite de oliva. Iván está pasando por una separación y recibe insistentes mensajes de audio de Erika, su ahora ex novia, además de hablar con su madre que los espera después de seis meses de no verlo. Pero mientras esto pasa en la vida de Iván, la estrella argentina puso sus ojos en él y la mesa está servida para que el joven y la explosiva Milf, que también está pasando por una crisis que se revelará más adelante, unan sus soledades para enredarse en un tórrido romance de una noche.

Durante los primeros minutos se va planteando esta situación, pero luego aparece en escena Gabriel (Luis Cao), un conocido de Iván. Gabriel es mimo y personal de seguridad del hotel (!?) y en la Noche Americana se disfraza de Michael Jackson (escondan a los niños). Lo cierto es que el personaje rápidamente se revela como un tipo peligroso, un poco pervertido, que se ocupa entre otras cosas de conseguirle a los pasajeros cosas fuera de la ley. Así, Michelle le pide a Iván que le consiga porro y le dice que cuando lo tenga vaya a verla a su habitación, el dealer por supuesto es Gabriel que maneja la seguridad del hotel y controla todo con cámaras de seguridad. Pintó la fiesta y pese a que nunca se muestra muy vivaz, Iván golpea la puerta de Michelle con el alijo de marihuana y entre el fumo y el bourbon, la actriz y el músico terminan entregándose a la lujuria.

Hasta ahí Noche americana es una buena candidata a comedia soft porno, pero luego la película da un viraje. Michelle está en crisis con su pareja por una situación turbia que involucra a la hija de la actriz con el padrastro. Gabriel y un socio del hotel le hackean el teléfono a Michelle y el relato cambia de tono. Ahora tenemos un policial con un toque de humor negro con poca gracia desde lo humorístico y sin consistencia desde el punto de vista de la trama policial. Una solución podrá haber sido apretar el acelerador y mandarse a fondo, pero lamentablemente esto no pasa.

Florencia Raggi es lo mejor de la película junto a Rafael Ferro, que la apuntala haciendo del marido y abogado de la actriz, pero el resto naufraga un poco por culpa del guión y cierto intento de sofisticación de parte del director, que entre sus logros anteriores tiene haber sido parte responsable de la serie «La casa de papel». Una oportunidad perdida y una pena por Raggi, que se merece un protagónico en algún proyecto que esté a su altura.

NOCHE AMERICANA
Noche americana. Argentina, 2020.
Dirección: Alejandro Bazzano. Guion: Rodrigo Spagnuolo. Fotografía: Felipe Alba. Edición: Sebastián Dubé. Música: Gabriel Casacuberta. Con: Florencia Raggi, Alan Daicz, Rafael Ferro, Luis Cao, Sofía Lara. Distribuidora: Buena Vista-Disney. Duración: 93 minutos. 

Compartir