Estreno en salas.

La Fase 4 del conocido MCU (Universo Cinematográfico de Marvel) está a toda marcha y desde el inicio de la pandemia, el asunto del universo expandido de los personajes de ese sello abarca plataformas y pantallas de cine. Se supone que todo está combinado con uno o varios personajes de las franquicias. Morbius es, para los no iniciados, un personaje lateral que ha oficiado como enemigo nada menos que Spiderman. El proyecto viene complicado desde que se anunció su realización, atrasos, problema de agenda y una vez terminada, no se estrenó enseguida ya que según se supo no terminaba de convencer. El asunto es que desde el inicio Jared Leto fue el elegido para darle vida a Michael Morbius y es quizás lo único que funciona y está bien de la nueva película de Marvel que es incluso más irrelevante que Venom, que ya de por es bastante débil.

Morbius es un personaje que carga con una enfermedad en la sangre y desde chico sufre pero se pone en la cabeza solucionar su tema de salud y de paso mejorar su vida y la de su amigo Milo (Matt Smith), un chico con el que se hace amigo en los días en que compartían sus días como pacientes hospitalarios. De alguna manera Michael y sus estudios científicos lo llevan a ganar el Nobel de medicina, pero el rebelde les dice a los de la academia que se guarden el premio, porque en realidad su investigación aún se encuentra en pleno desarrollo.  Lo cierto es que Morbius investiga la cura para su condición manipulando elementos genéticos de vampiros. Por supuesto que la idea original del científico se va por el incierto camino de los tomates y se termina transformando en una especie de vampiro superpoderoso, así que enterado su amigo de la infancia, se toma el potaje y entonces tenemos dos vampiros sueltos por la ciudad y luchando por un interés amoroso interpretada por Adria Arjona.

No tenemos nada con las películas clase B pero en este caso, se trata de un enchastre difícil de entender, con una actuación ajustada de Leto, que esta vez y se ajusta a lo que necesita el personaje y no agota al espectador con sus despliegues desaforados. Los problemas seguramente surgieron a la hora de la edición, donde claramente destrozaron el relato y dejaron retazos de lo que debería haber sido una película de origen.

Lo que queda después de ver la historia de este científico Emo torturado es que la única razón para filmar Morbius es agregar un villano al universo de Spiderman. Quizás las únicas ventajas de esta película –con peleas que apenas se entienden y los efectos especiales son bastante molestos- es llegar al momento de las escenas post créditos y vincular a través de la aparición de Michael Keaton para adelantar una alianza de villanos en próximos relatos. Los fanáticos del asunto seguramente van a ir a las salas sin importar lo que digamos, pero el resto, si no siente la necesidad imperiosa de ver todo lo que se relaciona con esta clase de películas pueden evitarla y verla alguna tarde en su casa desde alguna señal de cable y listo.

MORBIUS
Morbius. Estados Unidos, 2022.
Dirección: Daniel Espinosa. Intérpretes: Jared Leto, Matt Smith, Adria Arjona, Jared Harris, Al Madrigal y Tyrese Gibson. Guion: Matt Sazama y Burk Sharpless, basado en el comic de Roy Thomas y Gil Kane para Marvel. Fotografía: Oliver Wood. Edición: Pietro Scalia. Música: Jon Ekstrand. Distribuidora: UIP (Sony). Duración: 104 minutos.

Compartir