“El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas”, nueva película documental argentina de la mano de los mismos responsables de la docuserie “Carmel: ¿Quién mató a María Marta?”, llegará a todo el mundo a través de Netflix el próximo 19 de mayo.

Antes tendrá su estreno mundial en el marco de la 23ra. edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici), con proyecciones especiales el 21, 22 y 24 de abril.

Por medio de material de archivo y testimonios exclusivos, el filme propone un relato sobre las circunstancias que rodearon el crimen del fotógrafo José Luis Cabezas, asesinado en enero 1997 luego de que menos de un año antes, en marzo de 1996, consiguiera para la revista Noticias las primeras fotos públicas del empresario Alfredo Yabrán, acusado de tener una profunda vinculación con la corrupción política durante los gobiernos de Carlos Menem.

La muerte de Cabezas conmocionó a la opinión pública y desató consecuencias en diferentes esferas de la política, como el aumento del desprestigio del gobierno de Menem y la derrota del Partido Justicialista en las elecciones legislativas del 97′ y las presidenciales del 99′.

En 2000 se llevó a cabo el juicio oral y público en el que fueron condenados ocho hombres, entre ellos Gregorio Ríos, jefe de seguridad de Yabrán, y tres policías. Sin embargo, Yabrán se suicidó en mayo de 1998 con un pedido de captura pendiente sobre él y nunca llegó a vivir el proceso judicial.

La producción de «El fotógrafo y el cartero…» volvió a reunir al director Alejandro Hartmann y a la productora ejecutiva Vanessa Ragone, que a través de la productora Haddock Films ya lograron cautivar al público del streaming en 2020, también por Netflix, con otra de las historias policiales más importantes de la historia argentina en la serie documental “Carmel: ¿Quién mató a María Marta?”, sobre el asesinato de María Marta García Belsunce.

Ahora se encomendaron a un trabajo de investigación y reconstrucción del crimen de Cabezas, con especial foco en el entramado mafioso que ataba a homicidas con el poder político y económico del país.

Compartir