Es difícil encontrar una película de Perrone en la que los jóvenes no estén presentes. Pueden resultar protagónicos o tal vez los vemos en una zona secundaria, pero sus relatos y su cámara siempre parecen llegar a ese punto. Los pibes que registra pueden ser particulares, es decir, tener nombre, pero en muchas oportunidades remite a un genérico: la juventud de Ituzaingó, que a su vez remite a todo momento vital.

Por otro lado, ya estamos acostumbrados a ese impulso del director de experimentar nuevas formas audiovisuales que no implica solamente obtener inusuales resultados en la imagen y en el relato sino también nuevos modos de vivir los rodajes, un acercamiento al mundo. Así, puede verse en Sean eternxs en donde  el registro de la realidad es una puesta en escena pero también el lugar de rodaje se potencia como un lugar más en el mundo.

Sean eternxs resulta una variación y homenaje, tal vez distante, de Yo, un negro de Jean Rouch. El contrapunto entre lo que la imagen puede y quiere mostrar y la voz en off de un joven que esboza una narración, un pibe que se describe e intenta explicar quién es, quién fue y por qué. El sonido y la imagen pocas veces se encuentran en sincronía como si fueran dos historias que se articulan y se necesitan. Las escenas de esos pibes en el club, disfrutando las actividades de verano, construyen un pensamiento, delinean una idea que parece proyectarse a las incertidumbres de un por-venir. En simultáneo la voz, que narra cierto derrotero de delincuencia en un tiempo pasado difícil de precisar, se transforma en una imagen, un fuera de campo que es también un fuera de tiempo inasible.

La película es hermosa pero no porque esté bellamente filmada –aunque, por otro lado, esto es cierto-, sino porque en su conjunto ofrece una imagen de pensamiento que puede confrontarse con la ya tiene el espectador. Es decir, solamente con un recurso (el contrapunto entre esas imágenes y la voz), Perrone logra cambiar una perspectiva que se asienta en el prejuicio y lo logra sin intentar contarte un cuento sobre el modo de vida de la juventud del conurbano.

SEAN ETERNXS
De Raúl Perrone (Argentina, 2022, 134 minutos)

BAFICI 2022 – Competencia Argentina

Compartir