El director de Responsabilidad empresarial suma una nueva historia sobre la construcción de la memoria y la dificultad de relacionarnos con espacios cargados de historia. Un terreno en el que lo fantasmal persiste, pero ya no espanta.

El inicio de Camuflaje, en un claro formato documental, nos muestra la figura del escritor Félix Bruzzone en diálogo con su abuela. Gracias a ese intercambio, sumado a su posterior voz en off, sabemos que Bruzzone se fue a vivir a un barrio lindero a la zona de Campo de Mayo, espacio en el que funcionó el centro clandestino conocido como “El campito”. Según el escritor, no fue sino hasta después de ese traslado, que él tuvo conocimiento de que su madre Marcela había estado detenida allí. A partir de esta experiencia personal, o tomando lo subjetivo como hilo argumental, Bruzzone se interroga no tanto sobre las acciones llevadas a cabo en dicho espacio sino sobre su periferia. Vecinos de entonces y nuevos convivieron y conviven alrededor de ese predio, su relación con lo que Campo de Mayo fue y es no resulta homogénea. Desde aquí, Perel hilvana narraciones y experiencias que conectan o pretenden resignificar lo innombrable.

Un vecino arquéologo proyecta hacer de ese espacio una reserva natural. Conoce la flora en detalle y puede distinguir sin ninguna dificultad las especies nativas de las originarias de otras zonas. Se desplaza por ese terreno, en principio cerrado al público, sin temor. Otros se vinculan con Campo de Mayo como lugar a re-correr: runners, maratonistas o entusiastas en el deporte, como el propio Bruzzone, hacen suyos los trayectos.

 Y aquí es donde paulatinamente este documental comienza a jugar piezas ficcionales, configurando personajes posibles que reclaman algo que consideran que les pertenece. Una mujer desea edificar un espacio cultural en Campo de Mayo, tal como sucedió con la ESMA. Tres jóvenes artistas entusiastas se adentran en la zona como un laberinto esperando que tal experiencia detone en una acción artística. Otro personaje junta tierra para venderla luego como sourvenir en la Plaza de Mayo. Tal vez, la escena más emblemática sea la carrera “Killer Race” en donde se  reúnen el amor por el running con el modo de entrenamiento militar. Toda apropiación es posible y deseable.

En todos los casos se trata de repensar los espacios, pero también de establecer trayectos entre el pasado y el presente. Y es en esa revinculación y reapropiación en donde los distintos modos de relacionarnos con la historia de un lugar es también un modo distinto de armar memoria.

CAMUFLAJE

De Jonathan Perel (Argentina, 2022, 93 minutos)

BAFICI 2022 – Competencia Argentina

Compartir