Dos relatos se imbrican en Julia no te cases: Pablo Levy narra, a través de un formato documental compuesto por imágenes fijas, videos y audios, la vida de su madre Julia. En esta narración el relato oral de su mamá, hilvanando sucesos fundantes de la vida familiar, resulta la historia central, pero indirectamente es también un fragmento, al menos, de la vida del realizador. Julia cuenta, y en ese cuento, Pablo emerge como una figura casi de coda, una última vuelta en la vida de Julia que, para el nacimiento de su cuarto hijo Pablo, ya había tenido dos intentos de separación de su esposo de toda la vida.

Así y todo, Julia no te cases trabaja con un formato bastante alejado de lo que comúnmente entendemos como documental subjetivo. No se trata aquí de contar la propia experiencia a través de la primera persona. En todo caso, si algo se dice sobre la figura del cineasta es siempre mediado a través de la palabra de la madre que, por otro lado, habla de sí. La potencia de la película ancla en esa particularidad, en la manera en que una mujer que contrae matrimonio en la década del 70, reinterpreta a la distancia sus propias decisiones, en cómo se piensa a sí misma y en cómo se descubre. En aquél entonces, al momento de narrar su historia a su cuarto hijo y al momento de enfrentarse a la edición que su hijo ha hecho de este documental. “No me reconozco en la tranquilidad en la que te conté esas cosas”, dice Julia llorando.

La belleza de Julia no te cases es abrumadora y movilizante. Seguramente, en parte, debido a las cualidades de esa mujer que habla, tal vez a destiempo de su propia juventud, pero habla: “Para mí era difícil estar sin él porque él era la ley, la protección, el proveedor”, “Siempre hay un miembro de la familia que es el depositario de la novela familiar. Yo ocupé ese lugar, ese lugar de la transgresión”.

Si la ecuación de Julia es cierta, podemos afirmar que tal vez es el director de este documental quien toma la posta de ese rol. En las imágenes de archivo se lo ve revoltoso y un poco rebelde. Arisco a responder lo que se le pide. Pablo Levy prefiere otras preguntas y esto es lo que hace en este genial trabajo, que es un poco un diario íntimo de Julia y una investigación meticulosa. Realmente imperdible.

JULIA NO TE CASES

De Pablo Levy (Argentina, 2022, 60 minutos)

BAFICI 2022 – Competencia Argentina

Compartir