El aislamiento obligatorio configuró de nuestras casa exóticas penínsulas, son pocas las propuestas artísticas que se tomaron tan a pecho la titánica tarea de poner sobre relato, y cuerpo, dicho acontecimiento.

La edad media construye un relato tan lúdico como testimonial; el extrañamiento es una bestia que puede convertirse en corcel, únicamente, a fuerza de juego.

La familia obrera argentina también es una familia de artistas, las vicisitudes de la precarización laboral, y las crisis existenciales que conllevan la producción artística, construyen personajes tan melancólicos como animales de zoológico.

La mirada atenta de la mascota de la casa nos invita, de manera despersonalizada, a espectar los diversos rituales que acontecen día a día.

El relato episódico sostiene su acción gracias a la premura de Cleo, la jovencita de la casa, cuya plasticidad existencial le permite avizorar futuros más allá del contexto apocalíptico. 

Lejos de la pesadez, la cadencia de la propuesta convoca espectadores abiertos a encontrar(se) riendo frente al espejo. Tan próximos y ya tan distantes de aquellos verdaderos tiempos de tragicomedia.

LA EDAD MEDIA
De Alejo Moguillansky y Luciana Acuña (Argentina, 2022. 90 minutos)

BAFICI 2022 – Competencia Argentina

Compartir